«Así es cómo se siente ser libre»

4 Ene

El feminismo puede ser una prisión si todo gira en torno a la ira

Cuando yo era más joven, quizá a los 10, a los 12 o a los 15 años, solía decir que odiaba a los hombres y probablemente así era. Mi feminismo nació de la ira hacia ellos y hacia el mundo en el que ellos parecen sentirse demasiado poderosos y demasiado felices al tomar ventaja de otras personas más débiles. En segundo lugar mi rabia feminista estaba dirigida hacia las mujeres que aparentemente eran más poderosas que otras mujeres gracias a la manera cómo se relacionaban con los hombres, usando su apariencia y su atractivo sexual.

A medida que iba creciendo, seguí juzgando a estas mujeres por convertirse en cómplices de los hombres, las juzgaba de acuerdo a mi definición de lo que significaba ser una mujer fuerte. Juzgaba a las mamás que sólo querían ser amas de casa. Juzgaba a las mujeres que se casaban muy jóvenes. Juzgaba a las chicas que conocía y que no tenían otro pasatiempo que no fuera ver cómo los chicos jugaban videojuegos. Yo pensaba que desde el feminismo se debía atacar el patriarcado, y que cada mujer debería esforzarse y pelear, y que ser una feminista radical significaba tener que estar al frente de la protesta, y en plan defensivo, lista para intimidar a tus amigos varones si es que ellos se atrevían a comentar cosas como que una computadora “pensaba” más que tú. Yo usaba el feminismo para determinar si alguien tenía razón o estaba equivocado.

Para mí, la única forma de ser feminista era pelear todo el tiempo. De alguna manera, yo todavía creo eso, creo que el feminismo es un acto de resistencia frente a un mundo que nos dice que las mujeres somos una mierda. Pero estar peleando y tener una ideología basada en la ira es increíblemente agotador. Una constantemente se siente vulnerable, preparada todo el tiempo para atacar. Ser así no es muy divertido, y no es agradable andar por la vida con esa actitud.

Hace unos ocho años atrás, leí casi todos los libros antiguos de Bell Hooks  y comencé a sumergirme en los nuevos. Por ese entonces, ella acababa de publicar The will of change: Men, masculinity, and love (La voluntad de cambiar: hombres, masculinidad y amor). En ese libro encontré una frase hacia el final de la introducción en el que ella escribe acerca de cómo las mujeres, en su subconsciente, esperan que los hombres mueran para vivir libremente. Esa frase me dejó con la boca abierta y comencé a sollozar. Había empleado mucho tiempo y mucha energía reforzando esta idea en mi cabeza acerca de que los hombres eran el enemigo, y eso me había convertido en una persona amargada y desconfiada con ellos y con cualquier mujer que yo sentía que estaba de “su lado”. Había mucho dolor alrededor de mi pensamiento político. Sabía que no podía continuar así.

El resto del libro fue realmente revelador. Me di cuenta que mi feminismo debía basarse en el amor. Tenía que amar a los hombres y aceptar que el feminismo no sólo consiste en liberar a las mujeres de los roles opresivos, sino también consiste en liberar a los hombres y a los niños de sus limitaciones, de una sociedad que les dice que no sean sensibles, que sean heterosexuales, que tienen que tener dinero y grandes penes y que nunca deben quejarse. También debía amar a las mujeres y entender que cada una lucha a su manera, y aunque yo no pueda ver esto, debo apreciarlas por lo que son.

Necesitaba ser inclusiva, porque no es bueno para la causa feminista o para las mujeres andar etiquetando constantemente las cosas que “no son lo suficientemente feministas”. Si conozco a una chica que se siente inspirada y empoderada por Taylor Swift, y que piensa que ella es un ejemplo de mujer poderosa, ¿por qué no tomar en cuenta su punto de vista sobre el poder femenino? ¿Por qué no concordar con ella en lugar de argumentar por qué Taylor Swift no es una riot grrrl?¿Por qué calificar otros libros, bandas, blogs o feministas de no ser suficientemente perfectos? Nosotras no siempre vemos a las feministas luchando en las calles, pero muchas mujeres puede que estén luchando por la igualdad en sus vidas, sin importar si son profesionales exitosas o si trabajan en un salón de bronceado y no saben lo que es la planificación familiar.

Tener una visión ultra dogmática de lo que es ser feminista, y cómo ellas deben lucir, actuar, cantar y escribir no era muy feminista de mi parte. De hecho, fue bastante machista estar constantemente clasificando a las personas de acuerdo a lo que yo pienso. Lo que las feministas sabemos es que las mujeres y las niñas (y los hermanos que luchan y los aliados no femeninos) necesitan nuestro apoyo, no nuestra constante crítica.

No sé exactamente en qué momento comencé a vivir mi feminismo desde el amor, pero recuerdo cómo se inició: vi a mis compañeros de cuarto y amigos varones bajo una nueva luz, pensando en ellos como variaciones de un estereotipo. Me di cuenta que nunca había considerado que ellos podían sentirse agobiados por lo que el mundo espera de ellos así como me siento yo con respecto a lo que el mundo espera de mí. Dejé de imaginar motivos ocultos como: “Él sólo quiere acostarse conmigo”; “Él sólo me ayuda porque piensa que soy estúpida”. Yo, por fin, sentí empatía hacia ellos.

Este cambio no significa que haya dejado de ver el mundo con una mirada crítica –en realidad, esto me hizo más fácil ver el mundo como alguien que estaba cegada por la ira y en guerra con todos. Sentí como si mi corazón todavía fuese vulnerable a la injusticia y a la tristeza, pero me sentí más conectada con la paz y el poder proveniente de sentir solidaridad hacia otras mujeres, otras feministas. Ya no tuve que esperar que nadie muriera para poder vivir libremente. Por fin era libre.

(*) Texto original: This is how it feels to be free

Anuncios

8 comentarios to “«Así es cómo se siente ser libre»”

  1. serunserdeluz 4 enero, 2013 a 10:11 pm #

    Hola, te felicito por tu post, me identifico mucho contigo, aunque al principio no era tan radical y tenía muchos amigos hombres (más que amigas), pero siempre defendía a las mujeres. También tuve un cambio hacia el amor y la comprensión y en realidad es liberador. Qué bueno que escribiste esto, quizá muchas feministas se identifiquen contigo. Sigue escribiendo sobre el tema. Saludos

    • Nina Nin 4 enero, 2013 a 10:33 pm #

      Me alegra saber que te ha gustado este artículo, a mí me encantó cuando lo encontré en su versión original (en inglés).

      Pero aunque me siento totalmente identificada con todo lo que se dice en él, yo no soy la autora del texto. Como puedes ver, al final del post hay un link de la página de donde hemos tomado el original para traducirlo, es este:

      http://rookiemag.com/2012/07/this-is-how-it-feels-to-be-free/

      Pero ten por seguro que nosotras también trataremos este y otros temas similares en próximos posts. 😉

      • Meryzole 9 enero, 2013 a 9:42 am #

        Muy bueno! me ha gusado mucho! Yo di ese paso hace relativamente poco… Ahora tengo más paz que antes, pero he de conseguir evolucionar aún más, para no dejarme la vida en cada conversación sobre feminismo 😉
        Me ha encantado, y me he sentido conectada con vosotras!
        Un saludo, nos vemos por aquí!

      • Nina Nin 9 enero, 2013 a 10:15 am #

        Meryzole, por lo visto es común iniciarnos en el feminismo a partir de la ira, pero, como nos pasa a muchas, es posible también cambiar la motivación y luchar desde el amor.

  2. Mertxe Arratibel 14 enero, 2013 a 4:58 pm #

    Yo he experimentado una evolución similar, pero el detonante vino de fuera del feminismo. Muy buen artículo.

    • Nina Nin 14 enero, 2013 a 10:23 pm #

      Mertxe:

      Por lo visto las experiencias son similares. Pero me has dejado con curiosidad por saber cuál fue el detonante y qué detonó en ti.

      Ojalá te animes a compartirnos un poco más acerca de cómo has experimentado el feminismo.

  3. Clara Campoamor 9 marzo, 2013 a 7:45 pm #

    Hola a todas, serunserdeluz , Nina Nin , Meryzole y Mertxe Arratibel y a lxs que están por llegar seguro 😀

    Creo que necesito leer más sobre este tema, crecer más, amar más y odiar menos, me siento totalmente identificada excepto en lo de que haya encontrado la comprensión, la calma, la tolerancia que se necesitan para ser feminista y debatir y luchar sin “dejarme la vida en cada discusión sobre feminismo o machismo” como dice Meryzole jaja.

    Me he dado cuenta que no llego muy lejos actuando así, debe haber otro modo que dé mejores frutos.

    Os cuento: Hace poco conocí a un chico por internet con el que charlaba, un chico que parecía majo, no se avergonzaba de su sensibilidad, eso me gustó, parecía listo, y mi intención era ser amigos, sin más pretensión, sin rollos de tener que gustarnos o cosas así, sólo por conocer gente, aunque yo de primeras ya tenía la mosca detrás de la oreja y hubieron comentarios y frases por su parte de tipo machistaqueascodas pero es que si descarto personas que piensen o digan cosas machistas, con lo crítica que estoy en ese sentido, ME QUEDO SOLA, más de lo que por circinstancias me siento y en parte estoy.

    En una de nuestras conversaciones me dijo: “tienes un problema muy grande con los hombres, ves machismo por todas partes”, lo noté como un insulto, como un problema mío, como una humillación, como si estuviera loca o fuera una jodida obsesa que por algún tipo de maligno lavado cerebral me estuviese convirtiendo en una odiahombres, incluso odiamujeres, una antisocial, amargadilla vamos.

    Le respondí que – “no soy yo la única que tiene un problema con los hombres, si no todas las mujeres del planeta, y sí, veo machismo por todas partes porque hay machismo por todas partes” – me dijo que – tienes un discurso muy victimista – y le dije – vaya, la típica frase excusa perfecta favorita de los verdugos – esperé su respuesta que fue – 😀 – una amplia sonrisa sin más, y lo eliminé de mis contactos.

    Pues bien, batallitas similares a esta las tengo todos los días con el corazón que se me sale por la boca, con la intención de que al hablar, dialogar, debatir, comprender, compartir, de boca a boca y de empatía a empatía, se vaya plantando la semilla del feminismo para que por fin dé todxs sus frutxs y todxs podamos alimentarnos de ellxs.

    Pero parece que la metodología falla, ¡¡HELP!! Esto desgasta y agota… 😦

    • Nina Nin 10 marzo, 2013 a 12:43 pm #

      Clara:

      Te confieso que, ya que nosotras también nos sentimos identificadas con el tema de este post, hemos optado por seguir una consigna sencilla y popular: “hay que saber elegir nuestras batallas”, es decir, saber cuándo damos nuestra opinión, la intención que tenemos al hacerlo y la manera cómo elegimos expresarnos.

      Es cierto que el machismo está en todas partes, pero hay que recordar que también está dentro de nosotras mismas y quizás lo que te moleste de otros es una idea (machista) que de alguna u otra forma tú también llevas contigo (o llevabas antes).

      Lo otro es que, en nuestro caso, la intención no es cambiar la mentalidad de otras personas, sino compartir lo que nos gusta con otros que quizás también les guste, como sucede contigo. De ahí a que este compartir se multiplique y permita que otros no interesados en estos temas, comiencen a cuestionarse a sí mismos, es algo que nosotras no podemos controlar, que se va a dar sin nuestra intervención y es mejor así.

      Y por último, si nos expresamos de manera violenta, con el ánimo de atacar al otro por lo que piensa, no logramos debatir, sino buscamos imponer lo que pensamos a toda costa, como si fuese una competencia sin fin. Quizás por eso te sientes agotada: el conflicto constante destruye tu energía. Lucha por tus ideas, sin destruirte a ti misma. Ponte en el lugar del otro: todas y todos somos hijas e hijos del sistema patriarcal, todas y todos tenemos mucho por aprender, así que no hay mejor manera de comenzar que mirarnos a nosotras mismas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: