Madre antes que mujer

25 Ene

Post 174 - Madre antes que mujer

“Se nos dice que como tenemos ovarios,
haremos la sopita de fideos
o lavaremos el excusado,
y que además lo haremos por instinto”.
Marcela Lagarde.
 

“Madre solo hay una”, “El amor de una madre es incondicional”, “Primero soy madre antes que ser mujer” son sólo algunas de las frases más populares en torno a la maternidad. Y es que en la construcción del género femenino se ha establecido que las dos cosas más importantes en la vida de una mujer son ser madre y ser esposa, es decir, vivir para los otros.

Cocinar, limpiar, cuidar, planchar y lavar son tareas que a lo largo de la historia se han asumido como instintivamente femeninas, como si las mujeres lleváramos este saber en nuestros genes, y muestra de ello son los innumerables comerciales de televisión protagonizados por una mujer, madre y ama de casa, que está dedicada física, emocional y mentalmente al cuidado de sus hijos, de su esposo y de su hogar.  Envuelta en un ambiente ideal y dueña de una ternura y una paciencia infinitas, las mamás de la televisión son nuestro punto de partida para analizar el mito de la maternidad en los anuncios publicitarios.

Por un lado, padres, familiares y amigos, ante mi negativa o mi falta de entusiasmo  por convertirme en madre, han argumentado más de una razón a favor de la maternidad y una de las más repetidas es: “dejarás de ser egoísta porque tu prioridad será tu hijo”.

Este argumento sobre la maternidad, tan arraigado en el imaginario popular, forma parte de la idealización que existe acerca de este rol femenino, y un buen ejemplo de ello son los comerciales de detergente, aceite, electrodomésticos y otros productos relacionados con las tareas del hogar. Pero si lo que quieren los demás es animarme, al ver estos anuncios publicitarios que muestran ese excepcional amor maternal, el efecto es el contrario: me quedo siempre con una sensación de fastidio y horror.

Mujeres esclavizadas a las tareas domésticas, que siempre realizan con una sonrisa extasiada en el rostro; adictas a la limpieza, llenas de una satisfacción orgásmica ante la blancura perfecta de la ropa de su familia; esposas y madres que necesitan, por sobre todas las cosas, la aprobación de sus esposos y de sus hijos.

 Pero, ¿qué pasa si yo no quiero vivir para los otros?

2

El mejor trabajo del mundo

Según la antropóloga mexicana Marcela Lagarde, la vida de las mujeres está regida por dos ejes fundamentales: lo materno y lo conyugal, dos funciones íntimamente relacionadas y que determinan los roles de género (madre y esposa) que ellas usualmente realizan.

Como ya explicamos en un post anterior ser madre implica no sólo tener la capacidad para reproducirse, sino también la aptitud innata para  realizar una serie de labores consideradas propias de nuestra naturaleza, gracias al supuesto instinto maternal que habita en cada una de nosotras.

Es así que el trabajo doméstico, al ser asumido como una labor para la cual las mujeres están dotadas de manera natural, pierde su valor o carece de él y no es considerado un oficio propiamente dicho. Como Lagarde afirma,  “si el trabajo doméstico lo realizo en mi casa, es amor, instinto maternal, cuidado de los hijos, entrega obligada, buena educación o feminidad. Pero si realizo ese mismo trabajo en otra casa, como una actividad pagada, inserta en el mercado de trabajo y legitimada como tal, este genera una relación social diferente que en ningún caso es parte de mi cuerpo, de los instintos o de la naturaleza”.

Irónicamente,  un reciente comercial de Procter & Gamble nos muestra que ser mamá es, por un lado, el trabajo más difícil del mundo, y por el otro, es el mejor trabajo del mundo, aunque no sea remunerado, no ofrezca vacaciones, su horario completo supere las 8 horas al día, y no sea reconocido por la sociedad como tal. Pero su cualidad de “mejor” radica en la mayor recompensa que la madre recibe: la felicidad de su hijo.

Apelando al lado emocional, este anuncio busca realzar la figura de las madres como base fundamental del desarrollo de sus hijos, pero si miramos un poco más allá no es difícil darse cuenta que ellas viven por y para sus hijos, entregando su tiempo, su esfuerzo y su dedicación para que ellos puedan lograr sus metas. ¿Pero es que acaso el único propósito de una madre es que sus hijos alcancen sus objetivos?  ¿Y dónde están las metas de ella, sus sueños? ¿Cuándo los realizará si solo se dedica a servir a sus hijos?

En otro anuncio publicitario, en este caso un afiche realizado por el aniversario de la Universidad de San Martín de Porres, se emplea una idea similar: bajo el lema “cumplimos 50 años siendo testigos de que el éxito de nuestros alumnos también es el de sus padres”, la imagen nos muestra a una madre, vestida con toga y birrete, sirviéndole café a su hijo, quien se ha quedado dormido mientras estudiaba.

tgt

Este es otro ejemplo de cómo en el mundo patriarcal en el que vivimos, ser madre significa que la mujer deja de ser un sujeto para convertirse en un objeto al servicio de otros, sus hijos.  Ella es solo una proyección de su hijo, los logros de él son los suyos, ella no necesita tener metas ni sueños propios, ¿para qué? Si tiene un hijo que anhela, sueña, actúa y realiza sus metas personales: él es un sujeto pleno capaz de realizarse, ante la mirada orgullosa de una madre satisfecha.

4
 

Nada como el amor de mamá

En los comerciales de televisión el estereotipo de mamá es llevado al extremo: usualmente se trata de una mujer joven, atractiva, vestida impecablemente a pesar de dedicarse a la limpieza constante de su hogar. Siempre sonriente, amable y cariñosa, su mayor dilema es cómo lidiar con las tareas de la casa y el cuidado de sus hijos. Por eso, productos como este suavizante para ropa, le dan lo que ella necesita.

También es común que el amor maternal sea comparado con que tan bien realiza la mamá tal o cual tarea doméstica: mientras más blanca quede la ropa, más le demuestra ella a sus hijos que los quiere, porque ella “lava con potente cariño”.

En algunos casos, esta representación es idealizada a través del empleo de frases en las que la labor de cocinar y servir la mesa es disfrazada bajo expresiones como “llevar la felicidad a la mesa”, o el aprendizaje y esfuerzo al cocinar no requiere de trabajo alguno, es el amor el que la guía hasta el sabor perfecto.

En este otro comercial podemos encontrar nuevamente esta idealización de la mamá como una persona servicial, cuyo único interés es hacer feliz a su familia. “Mi mamá puede hacerlo todo”, dice el niño del anuncio, sí, puede hacer todo para los demás y hasta le queda tiempo para crear versos sin mucho esfuerzo como este: “en la cocina y en la mesa, siempre La Danesa”.

+ Identidad de género. Marcela Lagarde. Curso ofrecido en Managua (Nicaragua), 1992.

(*) Este post fue escrito por Nina Nin y Ren Murasaki.

Anuncios

38 comentarios to “Madre antes que mujer”

  1. Mara Blackflower 26 enero, 2013 a 4:25 am #

    Si os parece, os pongo de documentación complementaria aquí http://marablackflower.blogspot.com.es/2010/08/no-todas-las-mujeres-quieren-ser-madres.html
    Saludos 🙂

    • Nina Nin 26 enero, 2013 a 10:42 am #

      ¡Genial, Mara! Ese post tuyo es un muy buen complemento para éste nuestro. Créeme que comparto ese miedo tuyo a los grandes cambios corporales que implica un embarazo, a lo que le sumaría el dolor del parto y, por supuesto lo que tú mencionas, el dedicar tu vida a otra persona en vez de dedicártela a ti misma.
      Un abrazo. 😉

  2. Mayra 26 enero, 2013 a 2:12 pm #

    decidir no ser madre no es egoista, al contrario hay mujeres que esperan tener hijos para poder manipular a los padres, sacar provecho o realizarse en ellos y los cargan de expectativas y les hacen la vida miserable. Más allá del dolor al parto o las consecuencias del embarazo, mi temor es traer a alguien a este mundo que cada vez será menos habitable, más hostil y más carente de cosas buenas, y que aunque yo lo eduque para ser una buena persona se lo coma el medio ambiente y la sociedad. Pienso que las personas que quieren ser madres y seguir sus instintos maternos deberían adoptar niños y hacerse responsables de lo que otros no se hicieron responsables, ese sería para mí el máximo instinto materno

    • Nina Nin 26 enero, 2013 a 6:31 pm #

      Mayra, es que se ha idealizado la maternidad de tal forma que no querer asumirla es algo mal visto por familiares, amigos y conocidos. El ejercicio de la maternidad aún no es comprendido como una elección y es vivido como una obligación para nosotras.

      Me parece que tienes las cosas muy claras y eso es lo que importa aunque todos los demás digan lo contrario. Personalmente no creo en el instinto maternal, pero tal como tú lo entiendes me parece que tendría mucho sentido: que las personas se den cuenta que más que dar a luz, se trata de criar a alguien y que hay muchos niñas y niños que no tienen alguien que les dé el cuidado que necesitan.

  3. Claudia Aguilar Kortes 26 enero, 2013 a 4:33 pm #

    jajaja Tienes toda la razón. Yo tengo dos hijas, un perro y dos gatos. Soy casada, tengo casi 32 años. Los domingos mi esposo y mis hijas se van a la casa de mi suegra a usar su la lavadora y para que además coman con ella; cuando le digo a todo mundo que yo no voy porque es mi dia libre me ven muy feo. Igual sucedió cuando decidí entrar a estudiar una licenciatura cuando mis hijas apenas empezaban una el preescolar y la otra la primaria, o cuando salgo con mis amigos al cine o alguna fiesta, ni se diga si tenemos trastes en el fregadero pero yo estoy jugando algun videojuego o en internet, me dicen inmadura y fodonga. Pero gracias a todos esos espacios personales cuando tengo que estar con mis hijas en alguna actividad o ayudarles con las tareas, lo hago mucho mas feliz y relajada.

    No digo que soy ejemplo de vida, creo que cada quien debe hacer lo que le haga feliz, a mi me hace feliz vivir asi aunque no ando siempre vestida impecablemente o mi casa no “rechine de limpia” y todos los dias escucho mamás afuera de la escuela quejándose de los quehaceres o de sus maridos, ahi es donde esta el problema, si yo llegara a conocer a una mamá como la de los comerciales y que además diga que es feliz, me pongo de pie y le aplaudo por dedicarse a algo que le gusta, pero hasta ahora no me la he encontrado. Saludos a todas

    • Nina Nin 26 enero, 2013 a 6:37 pm #

      Claudia, para mí sí eres un ejemplo muy positivo acerca de lo importante que es mantener espacios propios y momentos para estar sola cuando una es mamá.

      Qué bueno que no permitas que las críticas negativas de los demás te afecten y hayas encontrado esa especie de equilibrio en tu vida diaria que hace que disfrutes de ti misma y de tu labor como mamá.

  4. humanamujer 26 enero, 2013 a 11:21 pm #

    Me ha gustado mucho lo que he leído, es importante realizar estos cuestionamientos. Sólo dos cosas: la primera es que, nos guste o no, muchas veces la maternidad no es una elección, hay una serie de factores más allá de nuestra voluntad que la determinan, la voluntad es solamente uno de ellos -y a veces no existe. La segunda es que en este texto se omite una cuestión que, me parece, solamente alguien que ha dado ese paso podría saber y que, desde mi particular punto de vista, define radicalmente la cuestión de la maternidad. Solamente al ver nuestra intimidad, nuestra individualidad, nuestra subjetividad comprometida de este modo es que estamos, quizá por primera vez, en condiciones de definirnos verdaderamente a nosotras mismas, de replantear nuestra existencia y de dar un sentido profundo a nuestras acciones, justamente porque no estamos solas. Las mujeres que de alguna manera renuncian a todo aquello que una mujer moderna valora tanto: trabajo, tiempo de ocio, amistades, sabe que en el fondo de su hacer está en juego algo mucho más valioso que aquello que los comerciales muestran y que están muy lejos de comprender. Es una visión muy masculina, me parece. Y ha deteriorado a tal grado el rostro de la maternidad que ha conseguido devastarlo, hacer que nosotras mismas ahora lo miremos con asco.
    Lo que está en juego es algo que rebasa el orgullo, el ego, es una cuestión fundamental: el sostén de la existencia entera es una cuestión femenina, lo que teje las entrañas del ser no es otra cosa que las manos de una mujer entregada de lleno a su tarea y la recompensa es vivencialmente tan grande que la lleva a cabo incluso sin recibir ni esperar dinero ni reconocimiento por ello. La maternidad, sin duda, es una propedéutica del amor. Desde luego no abogo por ser madre antes que mujer ni cosas por el estilo, solamente me parece que es tiempo de abordar los temas de maternidad desde una mirada nueva, en donde no caigamos en el cada vez más gastado tema de que la maternidad es sinónimo de “mujer que no existe”, “mujer que ha quedado sepultada debajo de kilos de ropa sucia, mocos y chillidos”. Esa mujer ahora ya no es sólo madre, sino que es una mujer nueva, con mayores capacidades que antes y, definitivamente, más susceptible a que sus experiencias se tornen mucho más hondas, entrañables, significativas. Está justamente en nosotras definirnos a nosotras mismas, tal vez algún día logremos, si acaso nos interesa, hacer que la publicidad represente con mayor justeza aquello que en realidad somos. ¡Imprescindibles estos ejercicios reflexivos! Gracias por el espacio.

    • Nina Nin 27 enero, 2013 a 1:49 pm #

      Humanamujer, me alegra saber que te ha gustado este post.

      Con respecto al primer punto que mencionas: es cierto, las experiencias en torno a la maternidad son diversas y, en muchos casos, ésta se convierte en una obligación que va más allá de nuestra voluntad (como son los casos de embarazos producto de violaciones en países en donde el aborto no es legal). Pero nosotras estamos haciendo referencia a la maternidad que se muestra en la publicidad televisiva, y cómo ésta es representada.

      El segundo punto que mencionas va por ahí: aunque no nos entuasiasme ser madres, no estamos en contra de la maternidad sino de la manera cómo es representada en los comerciales de televisión. Sabemos que ser madre tiene mucho más matices de lo que se muestra en ellos, y que se puede disfrutar de este rol sin intentar ser la mamá perfecta e ideal que estos anuncios nos ofrecen una y otra vez.

      Si bien no hemos vivido la experiencia de la maternidad, creemos que nuestro punto de vista, desde una perspectiva propia de los estudios de géneo y del feminismo, puede aportar a analizar este tipo de representaciones y a cuestionar el mito de la maternidad y los esteretipos en torno a ésta: por una representación más cercana a la realidad de lo que realmente significa ser mamá hoy en día.

      Gracias a ti por compartir tu opinión con nosotras.

  5. elena 27 enero, 2013 a 10:44 am #

    yo soy del estilo de claudia. tengo una niña y me hubiera gustado que ella tuviera hermanos pero en realidad, no legrè arreglar los tiempos entre ese deseo y mis planes personales laborales.
    las labores domesticas no fueron jamas prioridad, ni me siento obligada con ello. En realidad las asumo cuando desbordan y generalmente busco que compartamos ese trabajo con mi esposo.
    La atenciòn personal de mi hija tb la compartimos, pero como siempre fui mi prioridad (como defensa tal vez de no quedar atrapada en ese cuidado a otros), a veces creo que queda màs sola de lo que deberìa ya que àun tiene 11 años.

    Por què ser madre: es un amor distinto, es una relaciòn distinta, y una experiencia màs que no q uerìa perderme y sinceramente la gozo muchìsimo. Da trabajo? sì, pero tb lo da la profesiòn y el hacerla con gusto da gozo… pero el trabajo más importante no creo que sea el doméstico si asumismo el mínimo, el trabajo mayor es la atención y el acompañamiento para que crezcan con cierta independencia, seguridad y alegría… ahì vamos
    elena

    • Nina Nin 27 enero, 2013 a 1:55 pm #

      Elena:

      La primera parte de tu comentario me hizo pensar en otro de los tantos temas pendientes: la crianza compartida. Y es que estamos de acuerdo en que lo mejor es una división justa y equitativa entre el padre y la madre (o la madre y la madre, o el padre y el padre, en el caso de las familias diversas) en cuanto a las labores domésticas y al cuidado de los hijos.

      Me encanta lo que dices con respecto a las motivaciones que te llevaron a ser mamá y cómo vives esa experiencia con tu hija. Acaso no hay mejores palabras que las que has mencionado: independencia, seguridad y alegría, pero yo le añadiría libertad.

  6. vales 28 enero, 2013 a 8:38 am #

    toda muy linda la teoría…pensaba igual hasta hace un tiempo, pensaba en mí carrera…mi casa..mis cosas..hasta que tuve un hijo…y ME CAMBIO LA VIDA y luego tuve otro y de a poco descubro lo que es la FELICIDAD….y sí ya no me importan tanto “mis cosas” o sí mejor dicho porque ellos son “mis cosas”…

    • Nina Nin 28 enero, 2013 a 9:07 am #

      Vales:

      En el caso de las teorías feministas o de los estudios de género se trata de cuestionamientos acerca de cómo nos relacionamos en nuestra vida cotidiana o cómo asumimos ciertos roles en la sociedad.

      Me alegra saber que tu experiencia como mamá ha sido positiva y la disfrutas, pero por el tono con el que escribes pareciera que has tomado este post como un ataque a la maternidad y en realidad esa no es la intención.

      Es la representación de la mamá ideal en los comerciales de televisión lo que nos parece equivocado, pues no representa fielmente o al menos cercanamente la complejidad de las mujeres que tienen hijos hoy en día, y que además, como imagino es tu caso, tienen sueños propios.

  7. heyoka 28 enero, 2013 a 2:45 pm #

    Me ha encantado el comentario de Humanamujer. Creo que, si bien una respeta muchísimo a las mujeres que no desean tener hijos/as y trata de llevar una maternidad feminista -muy difícil de hacer en una sociedad patriarcal- es bastante difícil juzgar como juzga Mayra a las mujeres que decidieron tener hijos/as y lanzarse a la maternidad. Una de las premisas básicas del feminismo es la sororidad y es difícil juzgar a “ciertas mujeres” como manipuladoras a cambio de defender la acertada elección propia de no ser madre. Cada una podrá tener las expectativas que decide para su vida, pero- cómo dice humanamujer- el ser madre o no serlo es una opción solo algunas veces, no siempre.
    Creo además que- si bien debemos cuestionar todos los roles impuestos por la sociedad- es bastante difícil que se juzgue el instinto materno si no se lo ha vivido. El parto y el dolor de el parto son otro de los tabús impuestos por el modelo biomédico y el complejo médico industrial. Sabían que pueden haber partos hermosos y nacimientos con orgasmos? No todas tienen que vivir el ser madre pero si no se es mamá, creo que no se puede especular acerca de la existencia o no de un instinto materno, muy presente en todas las criaturas animales.

    • Nina Nin 28 enero, 2013 a 3:31 pm #

      Heyoka:

      La posición de Mayra, y sus motivaciones para no convertirse en madre, son suyas y las respetamos. Cada una, como tú afirmas, al menos creo yo en el caso tuyo, mío y el de Mayra, tiene la libertad de elegir ser o no ser madre.

      Me parece interesante lo que me comentas acerca del tabú en torno al parto y al dolor que éste supone y lo tomaré en cuenta para abordarlo en un próximo post.

      En cuanto a lo que mencionas, nosotras no juzgamos la elección de la maternidad, pero sí criticamos cómo ésta se representa en la publicidad televisiva. Si bien no hemos vivido la experiencia de ser madres, no creemos que eso nos descalifique al momento de cuestionar este rol en la sociedad.

      Nuestro punto de vista es simplemente eso: una perspectiva más que se basa en los estudios de género y el feminismo para analizar el mito de la maternidad que, a nuestro parecer, resulta nocivo para entender mejor en qué consiste realmente ser mamá y las diferentes maneras en que una puede experimentar la maternidad en su vida.

      Me parece que ya afirmé anteriormente que no creo en el instinto maternal y eso forma parte de mi postura a la hora de analizar estos temas, que tú creas en eso es tan váldo como que yo no lo haga, ¿no crees?

      • Heyoka 15 febrero, 2013 a 7:42 pm #

        No, no creo. Creo que podemos analizar mil cosas desde una perspectiva feminista (còmo tu decides no tener hijos y por ello no te descalificarè y còmo yo si decidì tenerlos y por ello no serè descalificada y mujeres que optan por tener hijos no pueden ser tachadas de manipuladoras -lo siento, el comentario de Mayra si es descalificador, no su opciòn de no tener hijos pero si su suposiciòn… hay miles de argumentos para la decisiòn sobre tu cuerpo y la decisiòn de no tener hijos/as, el descalificar a otras mujeres para mi no es un argumento. Creo que esto del reloj biològico, la urgencia de ser madres a cierta edad puede ser un instinto impuesto, pero creo tambièn que somos animales de naturaleza, los animales tienen instintos cuando nacen sus crìas.. suponer que todo el instinto materno es una falacia es bastante teòrico. Respeto tu punto de vista pero no lo comparto.

  8. Tania 29 enero, 2013 a 4:09 pm #

    Las nuevas mamás estamos creando una nueva maternidad, no creo que debamos privarnos de ser madres sólo por que se ha dibujado la maternidad como una cosa horrorosa en la que tenemos que vivir para otros. Podemos ser mujeres completas y también ser madres, una no está peleada con la otra.

    • Nina Nin 29 enero, 2013 a 5:49 pm #

      Tania:

      Eso es justamente lo que no quieren mostrar los comerciales de televisión: que la mamá idealizada que ellos representan no existe y que hay diversas maneras de ejercer la maternidad sin perder el interés por una misma y sus propia vida.

      • Tania 29 enero, 2013 a 6:04 pm #

        Es publicidad hecha por hombres en agencias donde la mujer no figura. Lo preocupante es todas las mujeres
        que sí compran esa idea y que la pasan mal. ¡Un beso!

  9. ALDO 31 enero, 2013 a 5:27 pm #

    ¿Y cual es la propuesta?
    ¿como harás cuando tengas hijos?

    seguramente dirás… Mami, tengo hambre…. lo siento hijito tu papá no me ha pagado mi sueldo por ser mama, estoy de huelga indefinida.. ve tu que haces para comer.

    ¿Solo tendrás hijos si recibes un subsidio estatal? ¿Sólo tendrás hijos si tu marido te realiza depósitos mensuales para que asegures tu futuro, al margen de las necesidades de tu hijo?

    Como todas las feministas afirman tácitamente. los hijos son solo parasitos que le quitan su “identidad” de mujer. Por eso es válido abortarlos porque deforman tu cuerpo, y transgreden tus intereses profesionales. Realmente que bueno que no deseen ser madres.. primero, por que harán sufrir a esas pobres criaturas y segundo que es mejor que ustedes no tengan descendencia.

    Por muy inteligentes que se creen, el instinto maternal SI existe y está probado científicamente, nosotros como mamiferos lo hemos desarrollado como parte de nuestra evolución como especie, así como existe instinto maternal, también hay instinto paternal, basado en la continuidad genética.

    Hay millones de mujeres que si quieren ser madres, es parte de sus sueños y de su realización.. así que a amargadas por nacer mujer no las necesitamos.

    • Nina Nin 31 enero, 2013 a 6:53 pm #

      Aldo:

      Tu comentario es un ejemplo de cuánta gente intolerante es incapaz de entender otros puntos de vista que no sean los suyos.

      No sé si habrás leído este post, pareciera que no, pero tu discurso está plagado de argumentos sin sustento alguno, estereotipos negativos sobre las feministas, y una agresividad (que roza la amenaza) hacia quienes no creemos en la maternidad como el único o el mejor medio de realización personal.

      Hay mejores maneras de expresar lo que una piensa y deberías tomarlas en cuenta a la hora de exponer tus opiniones porque sino lamentablemente terminas pareciendo un troll machista en vez de alguien capaz de sostener un debate respetuoso con personas que no piensan igual que tú.

    • Augusto 1 febrero, 2013 a 11:02 am #

      Aldo tiene mucha razón, mi madre tiene hoy 93 años, su pasión en la vida era y es aún la casa, su casa, su familia, por casi 50 años me ha tocado ver como prepara diariamente con entusiasmo la comida, supervisa la limpieza de la casa, cuida sus plantas, le gusta ver la ropa blanca pero intensamente blanca, el 31 de Dic la invitamos a cenar, al terminar la cena yo me ofrecí a lavar algunos trastes, en cuanto me vio fue y me dijo, quítate de aquí, yo no te enseñe a hacer estas cosas, estaba angustiada, yo creo que no pasa nada si cooperamos en casa, pero ella no lo acepta, ella esta orgullosa de su roll y sus actividades, y en muchas ocasiones me ha dicho, las mujeres de hoy son unas guevonas irresponsables, finalmente creo que sería mejor decidir que se quiere, las que no les guste trabajar, pues váyanse a una oficina y hagan su vida, y las otras realizense como madres y lo que conlleva, no se pude servir a dos amos, o son esposas y madres o mujeres libres.

      • Nina Nin 1 febrero, 2013 a 12:38 pm #

        Augusto:

        Me imagino que la experiencia de tu madre es similar a las de muchas mujeres cercanas a su edad: mi abuela, por ejemplo, tiene actitudes similares e ideas semejantes sobre el rol que ha cumplido durante sus más de 70 años.

        Cultural y socialmente, ese era el único rol ofrecido para las mujeres hasta hace pocas décadas atrás; pero ahora la situación es diferente, no para todas, pero sí para muchas.

        Que estés de acuerdo con Aldo, quizá se deba a que han vivido experiencias similares con las mujeres que las rodean; pero la manera cómo te expresas (“creo que sería mejor decidir que se quiere, las que no les guste trabajar, pues váyanse a una oficina y hagan su vida, y las otras realizense como madres”) me hace pensar que crees que ser madre y dedicarse por entero a ello, como hace tu mamá, es la mejor opción para una mujer. Y que haya sido, según tú, lo mejor para tu madre no implica que sea lo mejor para todas las demás mujeres.

      • Patricia 13 marzo, 2015 a 1:51 am #

        Ay diosito, este Augusto sí se peló… A ver, ¿cómo es eso de que “o sos esposa y madre o sos libre”? ¿Quiere decir que AFIRMÁS que ser madre y esposa es ser esclava? ¿Entonces cómo es que tu mamá está tan feliz y orgullosa? ¿Es que tu vieja ama el masoquismo y la esclavitud? Estamos mal con esa afirmación, querido! Igual con eso de que “o te vas a la oficina o sos madre”. ¿O sea que si una mujer saca su carrera y consigue un buen empleo no tiene derecho a embarazarse? Qué babosada es esa??

        Trabajar y ser madre no es “servir a dos amos”, es servir a uno solo: A vos mismo. Porque tus hijos son tu descendencia, una continuidad de tus genes, una ganancia y pervivencia de “vos, como individuo” en el tiempo, a través de más y más generaciones, tal como ya lo dije antes y como lo afirma Aldo en su comentario (aunque en algunas cosas esté errado): Uno trabaja, tiene plata, compra cosas, cría a sus hijos y así les asegura algo bueno.

        En la naturaleza, los depredadores, como los lobos, cazan y crían, no se quedan solo criando o solo cazando; las aves igual, crían al pichón y buscan la comida a la vez que protegen y recostruyen el nido, y así muchos otros animales, así que a ver si vamos poniéndole lógica a la cosa: Ser trabajadores no es sinónimo de no tener permiso para ser padres.

        Por lo demás, lo que a tu nana le guste es cosa de ella y de su generación. Ella cree que eso es lo vergón y eso funcionaba en su época, pues qué bien que se la pasó bien. Igual si tu tata estaba orgulloso de ser “el proveedor” y eso funcionaba en su época: Los hombres se enorgullecían de trabajar para su casa, sus hijos y su esposita, y de darles todo; ahora si la mujer no trabaja la mayoría de hombres te dirá que es bien jodido estar manteniendo la casa ellos solos… Es decir, las cosas cambian, corazón. El que no se adapta, se extingue, y esas ideas tuyas se han ido extinguiendo y pronto no quedará nada de ellas.

        ¿No me creés?: “La mayoría de mujeres son güevonas”, decís, aludiendo a que no nos encantan los oficios domésticos como a tu sacrosanta madrecita, entonces ¿no es esa la prueba de que ya casi nadie piensa así? Despierta y huele el futuro, guapo.

        Saludos.

    • Tania 4 febrero, 2013 a 11:44 pm #

      ¡Hola Aldo! en tu comentario se lee tanto enojo que creo sería muy sano hicieras una revisión minusciosa de tu relación con las mujeres a lo largo de tu vida. Dudo que con esas ideas puedas realmente vivir en una relación igualitaria, equilibrada, de sana retroalimentación y feliz con ninguna mujer.

      ¡Animo aldo! resignificar la idea de feminidad que tienes te haría muy bien. También te caería perfecto documentarte sobre feminismo antes de emitir comentarios tan alejados de la realidad.

      ¡Saludos!

    • Patricia 13 marzo, 2015 a 12:50 am #

      A este post diré sí y no. Explico:

      El instinto materno no siempre está presente en las mujeres (y no solo pasa con la hembra del especimen humano, pasa con muchas otras: se comen a sus hijos, los matan, los abandonan, los desconocen, etc), pero en general , las madres sabemos que a los hijos hay que cuidarlos… obvio, es porque son pequeños, y hay que ayudarles y enseñarles a hacer las cosas; cosas de la casa, cosas que HAY que hacer, porque nadie puede estar sano en un chiquero y tampoco podés esperar que el bebé lave su ropa, eso no es ser “servil”, es que en serio, el bebé no puede hacerlo, así como tampoco puede cocinarse su comida, y hay que enseñarle a levantarse temprano a vestirse e irse a la escuela…

      Si nos sentimos orgullosas de sus triunfos, no significa necesariamente que nosotras no hayamos triunfado o no hayamos logrado lo mismo en la vida (yo me siento orgullosa de las buenas notas de mi hija pero yo también era una magnífica estudiante). Es usual que uno quiera proyectar su futuro en los hijos, o que considere que un buen porvenir para ellos es una ganancia para uno; pero eso es por lo de la transmisión de genes y la supervivencia de la especie: yo me reproduzco y cuido a mis hijos porque así mis genes se conservan en el tiempo. Si son los hijos ajenos, no son mis genes, entonces la única manera de que yo los cuide es si me pagan porque con ese dinero yo vuelvo y veo por los míos, que son los que importan.

      PERO eso debe aplicar para madres Y PADRES, y en eso sí estoy en total acuerdo, la mayoría de esos comerciales son una mamada. Y eso que ese de Suavitel no es tan cacaso como el otro en el que el papá se va con los muchachitos y solo le lanzan una mirada compasiva y triste a la mamá, por lo mucho que la extrañarán en el parque, mientras ella plancha… porque la planchada es SU tarea. “¡Lástima que no la hayas terminado, mamá! … pero por suerte hay Suavitel, que te ayuda con lo que te toca y así ya tienes permiso de ir con tu esposo e hijos al parque”. Cualquiera dirá: Pero es que en la casa solo hay una plancha, no pueden planchar ambos a la vez. Pues no, pero yo JAMÁS he visto un anuncio de Suavitel donde el que sale planchando sea el tata de los muchachitos. ¿Que lo que pasa es que el comercial se dirige a mujeres porque de todos modos son ellas las que lo compran y lo usan? Y eso acaso no es un reflejo de la inequidad de género? ¿No debería el gobierno, a través de su secretaría de equidad de género y de inclusión (o de quien sea), hacer que los medios transmitan mensajes diferentes, mensajes que cambien a la sociedad y que rompan esos patrones y paradigmas?

      Porque, al menos hata donde yo entiendo, un padre es perfectamente capaz de cuidar a un niño como lo haría su madre (menos en lo de la lactancia materna, pero eso ya no es culpa suya) y se siente igual de orgulloso de los triunfos de sus hijos. Entonces, ¿porqué no se le incluye en estos comerciales como partícipe de esa crianza tan maravillosa y dedicada?

      Y bueno, para terminar, decirles que a wevo, ser padre no es ser esclavo, uno los cuida y los ayuda hasta que puedan valerse por sí mismos. La idea de cuidarlos es enseñarles cómo se hacen las cosas para que así puedan valerse por sí mismos en el futuro, eso no lo deben olvidar.

      Saludos.

    • Patricia 13 marzo, 2015 a 1:22 am #

      Uy viejo, ahí sí la cagaste. Lo mencioné en otro de mis comments y creo que no hay necesidad de convencerte porque vos has visto casos, de seguro, en los que la madre abandona a las crías, las desconoce, las mata, etc. O sea, está probado científicamente que existe pero NO que exista en TODOS los individuos. ¿O sí?

      Además, ¿qué es esa mamada que decís de que “como tu tata no me paga, no te cuido”? O sea, se supone que como matrimonio, el dinero de la casa es de ambos, ambos trabajan, ambos ganan plata y ambos cuidan a los hijos. Entonces, no veo porqué tendría alguien que ponerse en huelga “por no recibir un sueldo por ser padre”. Eso no existe ¿O me vas a decir vos que si tu hijo te pide dinero y tu mujer se fue de viaje, le decís: “No mi’jo, estoy en huelga indefinida porque tu madre no me está dando de hartar”? No, ¿verdad? No le decís eso ¿o sí? … Y si es una madre soltera, ella trabaja por sí misma y se paga sus cosas, no va a decirse a sí misma: “mí misma, como no gano otro sueldo, entonces no cocino y me muero de hambre”, jajaja, ¿o sí?

      Por lo demás creo que es claro que la persona que escribe este blog no quiere ser madre, al igual que muchas otras no quieren serlo, independientemente de que tengan empleo o estén pensionadas por el gobierno, o de cuánta plata ganen. O sea, no se trata de exigir un pago por los hijos, se trata de que NO los quieren tener bajo ninguna circunstancia (igual que las que sí quieren los tienen, sea como sea, aunque tengan que azotar dinero en tratamientos de fertilidad, aunque no hayan terminado la carrera, aunque su situación económica no sea de opulencia, etc). Entonces eso no viene al caso, y tampoco veo la necesidad de que les digás que hay miles de mujeres que sí quieren parir, como si no lo supieran, o como si eso fuera mejor que no querer hacerlo.

      Y eso de que son amargadas también estuvo de más, si hay un vergo de viejas que son amargadas y son madres. ¿O vas a decir que nunca has oído la frase “es que mi mamá es una amargada”, “es que mi esposa es una amargada”? Apuesto a que sí lo has escuchado. Conclusión: el estado civil y la paternidad no determinan el carácter ni estado de ánimo de las personas ¿O sí?

      Espero respondas a mis consultas, pues lo único que he preguntado en cada caso es si la situación es no es así. Saludos.

  10. Mayte 31 enero, 2013 a 7:33 pm #

    Hola! Yo estoy de acuerdo y a la vez difiero, de acuerdo con lo que dices de los comerciales porque realmente hacen que la mentalidad machista permanezca, ya que una vez me toco ver un comercial de otro pais donde el que salia anunciando el producto del hogar era el hijo y eso me pareceria perfecto que se adoptara aqui para que se le quite esa carga tan pesada a las mujeres ya que aunque algunas cuenten con esposos que las ayudan en los que haceres del hogar (como es mi caso), la gente externa no lo entiende! y lo critica porque “no es como lo marca la norma de la sociedad” osea eso se me hace una reverenda tonteria! e incluso les dicen a los hombres mandilones haciendo que el hombre se sienta mal o incluso confundido de si lo que hace esta bien. Lo mismo pasaria con los comerciales, no serian aceptados los productos, ya que la mercadotecnia utilizada para la promocion del producto se basa en la cultura, costumbres, gustos, etc,. del lugar donde lo hacen, en si, lo tropicalizan, y por tanto no puede ser de otra forma aqui mientras la mentalidad machista no cambie, aunque si estaria de acuerdo en que tampoco se utilizara la figura materna, pero supongo es la manera mas efectiva de promocionarlo.
    En lo que no estoy de acuerdo es en lo demas que se dice acerca de la maternidad, ya que no hay porque hacer un tabu de ello, yo tengo amigas que le tienen mucho miedo a ello y hay muchas otras personas que he conocido que pasaron por lo mismo y luego al pasar de los años ya lo quieren hacer y sucede una de dos cosas, o no pueden, o no le viven el tiempo necesario a sus hijos y no para que sus logros sean los suyos, si no por el placer de tener ese tipo de amor o cariño o de experimentar esa maravilla, yo te he de decir y acepto que pensaba igual, hasta que tuve a mi primera nena y aveces puede parecer que te obstaculiza e incluso las personas ajenas lo ven asi y te lo señalan y pienso que eso tambien esta mal… pienso que cada quien su vida y no hay porque señalar el camino que otros elijen, en lo personal no me ha obstaculizado, tengo mi licenciatura y curso la maestria a mis 25 años, a lo mejor si me ha tomado un poco mas de tiempo, pero aun asi no cambiaria mi vida, amo a mis hijas! y mis existos son mios! y los de mis nenas seran suyos… aunque claro no dejaran de ser un orgullo y felicidad para mi ver las metas de los amores de mi vida logradas. Por lo mismo exorto a las personas que tienen ese pensamiento a no criticar a las personas que no piensan igual, ya que si no han experimentado la otra cara de la moneda no pueden saber lo que la otra persona siente, yo ya experimente una cara (como te decia) y ahora experimento la otra y de verdad me quedo con ella, pero no por ello critico quienes no quieren vivirlo, siempre he pensado cada quien hace lo que cree conveniente para uno mismo y es perfectamente valido.

    • Nina Nin 1 febrero, 2013 a 9:52 am #

      Mayte:

      Lamentablemente tú al igual que otras de las personas que han comentado este post han malinterpretado lo dicho en él: nuestra crítica no es hacia la maternidad, y las diversas formas de ejercerla, sino hacia cómo los comerciales de televisión la representan, de una manera idealizada y en base a los mitos de la maternidad y al estereotipo de la mamá perfecta.

      Me alegra que disfrutes de tu rol de madre, de verdad que sí. Pero nosotras no estamos en contra de la maternidad, sino que estamos a favor de que ésta sea una opción no la única opción que una mujer tenga para elegir. Así como a ti te gusta ser mamá, hay otras como nosotras que no nos entusiasma mucho y que no necesitamos poner a prueba (es decir embarazarnos) lo que pensamos para estar seguras de lo que decimos. Es una cuestión de elección y la tuya es tan válida como la nuestra. Es más, creemos en el ejercicio de una maternidad enriquecedora, que potencie las habilidades de la mujer, que no anule sus proyectos personales y que constituya una transmisión de saberes para sus hijas e hijos.

      De que nuestra opinión pueda cambiar con el tiempo o las experiencias vividas, es posible, todo lo que está vivo cambia y nada es permanente, ni siquiera las ideas. Pero nuestro post más que hablar de eso, es una crítica a lo otro: a la representación de las mamás en la publicidad.

      • Silvana 6 febrero, 2013 a 1:26 pm #

        Esta idea del rol materno (que se expone en los comerciales) y al cual va dirigida la crítica de esta nota, es la que impera actualmente y a través de ella se discrimina y se juzga a las mujeres que no queremos ser madres; yo tengo que escuchar continuamente frases e ideas como: que soy una mujer egoísta, fría, que nací sin el instinto maternal (entonces vine fallada como mujer), que sin hijos no se tiene una verdadera familia, etc., y un sinfín de ideas que parecieran ser naturales e inocentes, pero, NO lo son. No es algo que esté flotando en las publicidades, es cotidiano y sólo aumenta la misoginia y el estigma a las mujeres que no queremos ser madres.
        Por favor, eso del instinto maternal es tan obsoleto que ni caso tiene decir algo al respecto, una idea que sólo ha servido para reducir a la mujer a una función biológica y que nada aporta en la construcción de esas “nuevas maternidades” tan necesarias.

  11. Nina Nin 6 febrero, 2013 a 10:48 pm #

    Silvana, me siento totalmente identificada con lo que dices.

    De hecho tengo en mente ahondar en el instinto maternal en un próximo post que estoy segura te interesará. 😉

  12. Giu 21 febrero, 2013 a 9:50 am #

    Excelente post!! y muy bueno segui así grosa!!

  13. flor juarez 11 enero, 2014 a 7:00 am #

    Hola, queria comentarte que la maternidad no tiene nada que ver con las publicidades, reducir la maternidad a ser una sierva de los hijos es algo que hacen las agencias publicitarias, me parece pobre que lo haga tambien alguien que se jacta de ser tan abierta y suspicaz como la escritora de este articulo… Juzgando a las mujeres que eligen tener hijos como si sus cerebros se los quitaran sus hijos en el momento exacto de parirlos es tanto o mas patriarcal que la sociedad en la que vivimos. Y una cosa mas que quiero comentar es que los sueños de una mujer que pare hijos y elige criarlos no desaparecen, simplemente se transforman, mi trabajo, que es autogenerado, paso totalmente a un segundo plano, no porque no me satisfaciera, sino porque mi prioridad hoy ha cambiado, lo cual no quiere decir que no tenga plan de retomar cuando mis hijos sean mas grandes, quizas… La realidad es que yo era como vos, no queria tener hijos porque no queria que mi vida cambiara, porque no queria vivir para otros, porque me parecia demasiada responsabilidad, porque no me sentia capaz de tanta demanda, de tanta dependencia, de tanto quilombo… Mi vida era perfecta como estaba, mi trabajo me llenaba y me entusiasmaba y la pasaba bomba, mi vida social era maravillosa, mi pareja viento en popa y sin querer hijos!!! de hecho fue bastante conversado el hecho de que ninguno de nosotros dos queria hijos..
    Dos abortos elegidos y un aborto espontaneo despues, a mis 35 años finalmente no pude escapar al embarazo… y bueno la verdad… menos mal. Como nos cambio la vida… Y el instinto maternal, no es un invento para dominarnos, es una realidad de la cual estamos desconectadas porque el entorno en el que vivimos es artificial, porque no olvidemos que somos seres sintientes que aprendimos a pensar, y no perdamos la parte emocional, porque eso nos convierte en una de esas mujeres de los comerciales actuando con sonrisas plastificadas, no importa si atendiendo a los hijos o renegando de la maternidad.
    En el momento que te ponen enfrente al alien que te salio de tu cuerpo el instinto maternal se activa y te estalla en la jeta como una bomba nuclear, devastando todo lo que creias!!! Yo habia organizado todo mi laburo para ir al local mientras dejaba la teta en una mamadera de vidrio y calculaba entonces, que eso me daba como 6 horas libres y demas elucubraciones… Sin embargo nacio mi hija y de repente ya no era importante ir a ningun lado… Ahora laburo un poco en casa y voy a ver a mis clientes con ellos, si tengo dos…
    Y son mi prioridad…y los disfruto y los atiendo y me agoto y me pasan un monton de cosas, y mis sueños cambiaron y ahora me interesan otras cosas, y cambiamos la forma de alimentarnos, y mis investigaciones on line ya no tienen nada que ver con mis investigaciones anteriores, y me quiero mudar de la capital al campo, o la montaña, y no quiero mandar a mis hijos a la escuela… Y estoy aprendiendo una cantidad de cosas que no tenia ni idea que no sabia… me colgue… les mando un beso enorme y les deseo que se relajen, si no quieren ser madres no lo sean, y dediquen su energia a hacer lo que les guste en vez de renegar por su eleccion! Flor

    • Nina Nin 27 enero, 2014 a 9:57 am #

      Flor:

      Gracias por compartir tu experiencia como madre con nosotras. Primero, quisiera aclararte que de lo que estamos hablando en este artículo es del mito de la maternidad, el cual constituye una idealización del rol de la madre, relacionado directamente con su papel como esposa y ama de casa. Nuestro interés se centra en criticar este estereotipo que es usado en la publicidad una y otra vez.

      En cuanto a mi decisión actual de no tener hijos es una cuestión personal, y en el caso que en algún momento decidiera convertirme en mamá espero que no sea porque como te pasó a ti “no pude escapar al embarazo”. Para mí la maternidad es una elección muy importante que tal como mencionas altera o posterga los proyectos personales de las mujeres que la asumen.

      El instinto maternal al que hago referencia no tiene que ver con las respuestas biológicas o fisiológicas que puedan experimentar las mujeres al convertirse en madres sino a las aptitudes que se creen son innatas en ellas y que están relacionadas con las labores domésticas.

      Por último, te aclaro que yo no reniego de mi elección, pero sí cuestiono los roles femeninos que el patriarcado nos ha impuesto. Por otro lado, tampoco intento convencer a otras de que tomen una decisión similar (es decir, no ser madres), por eso me llama la atención el afán que pones en defender tu elección de convertirte en madre como si trataras de convencerte a ti misma y a mí de que la maternidad es lo mejor que pudo pasarte. Si es así, relájate y sigue usando tu energía en eso en vez de renegar por quienes, como yo, elegimos no reproducirnos.

      • Persona 14 julio, 2014 a 3:41 pm #

        Wow, excelente articulo. Me gusta porque esta dirigido con mucho respeto y tolerancia. Yo no soy mama y al menos por ahora no esta en mis planes pero no lo descarto en un futuro. Veo que a veces algunas mamas se lo toman muy a pecho como si sintieran que le estamos refregando nuestra “libertad sin hijos” en la cara y entiendo que eso puede doler porque obviamente aman sus hijos. Pero creo que no es esa la intención. Creo que en lo que hace hincapié el articulo es a la adoctrinacion que estamos sufriendo y muchas veces no nos damos cuenta. A las expectativas que se van generando sobre una persona en el momento en el que saben su sexo. A hacer lo que a uno le hace feliz sin importar el mandato social o la enorme lavada de cerebro de los medios y las grandes compañías. No creo que se trate de “solo llevar la contra”. Si una mujer es feliz siendo una alta ejecutiva genial, si decide ser ama de casa y/o mama genial. Pero que sea por decisión de una no por lo que los demás esperan de vos. Al menos así lo entendí yo. Acabo de leer el comentario de Silvana y tiene razón. No lo había visto de esa manera! Creo que por culpa de ese estereotipo las mujeres que no quieren tener hijos son mal vistas, porque claro no encajan con la expectativa masiva. Excelente esta web, me interesa muchísimo la igualdad y acá hay una enorme cantidad de material. Gracias Nina Nin!

      • Nina Nin 16 julio, 2014 a 12:43 pm #

        Gracias a ti por leernos y por compartir tu opinión con nosotras. Realmente nuestro objetivo es el que mencionas: cuestionar los roles que la sociedad (y el mundo) patriarcal en la que vivimos nos ha impuesto tan sólo por ser mujeres: los comerciales de televisión como los que analizamos en este post son un buen ejemplo de ello. Sabemos que la maternidad es un tema polémico, pero también creemos que la desmitificación de ese rol es un paso necesario para hacer que el tener hijos o no sea una elección y no una obligación o mandato social y que quienes son madres vivan esa experiencia sin sentirse presionadas por ser esa mamá perfecta que la publicidad nos quiere vender.

  14. ber 22 septiembre, 2014 a 10:55 pm #

    Hola!!
    Me ha encantado este artículo,esta muy interesante, la verdad es que te encuentro toda la razón nina, con respecto al rol que la sociedad trata de imponer a las mujeres… El otro día vi un comercial donde aparecen unas niñas haciendo sus tareas de ciencias, con tubos de ensayo como haciendo un experimento, y de repente llega la mamá,las saca de sus quehaceres y las lleva a la cocina dónde las hace preparar un “experimento” de verdad y el experimento era preparar la cena del papá y de su hermano… En los comentarios leí a un par mujeres que se sintieron ofendidas de alguna manera porque otras no desean tener hijos e increíblemente había otra que estaba de acuerdo con el rol en que la mujer debe estar en la casa cocinando y limpiando…lamentablemente mientras existan mujeres así, los comerciales de más arriba van a seguir saliendo, porque tristemente logran su objetivo de vender

    • Nina Nin 29 septiembre, 2014 a 9:03 am #

      Ber, es interesante lo que comentas y bueno, con respecto a la respuesta de algunas mujeres que están de acuerdo con que nuestro lugar es la cocina pues esto se debe a que el machismo y el sexismo están muy bien instalados dentro de nosotras también, así que hay mucho por hacer aún para cambiar esa manera de pensar.

      Si tienes el enlace del comercial que mencionas, envíanoslo porfa para compartirlo aquí en el blog. Por otro lado, un ejemplo contrario de la publicidad que mencionas, es la de GoldieBlox, una empresa de juguetes que ofrece opciones diferentes a muñecas y princesas, busca inspirar a las niñas para que desarrollen su creatividad: https://www.youtube.com/watch?v=ZVCC83cDch0

Trackbacks/Pingbacks

  1. Madre antes que mujer - 2 febrero, 2013

    […] Madre antes que mujer […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: