Pasajeras de segunda categoría

30 Jun

Post 229 - Pasajeras de segunda categoría

Hace unas semanas atrás, luego de una agotadora jornada laboral  y de varias horas de clases universitarias, regresaba a casa cerca de medianoche. Luego de bajar en el paradero final de la estación de buses, cansada y somnolienta, supe que no tendría otra opción que subirme a una combi para recorrer el último tramo de mi viaje diario.

Desde la década de los 90, la combi (conocida en otros países como furgoneta o van) es el transporte público más común y numeroso en Lima. Su reducido espacio, en el que los pasajeros suelen viajar sentados y de pie, apretados unos contra otros; es compensado por la gran velocidad de tan ligero vehículo y por la facilidad que estos tienen para sortear cualquier obstáculo que se les presente, ya que gracias a las maniobras de muchos de sus conductores -quienes inspirados quizás en la saga de Rápidos y furiosos-, suelen pasar por alto veredas, semáforos en rojo y, por supuesto, peatones.

Combi asesina

Es tan notoria su colorida y ruidosa presencia en las calles de la capital peruana, que  ha dado paso al nacimiento de la llamada cultura combi, que en el transporte público de este tipo se manifiesta principalmente en la falta de respeto hacia las señales de tránsito y hacia los pasajeros, lo cual genera no sólo un caos vehicular permanente en las avenidas principales de la ciudad sino una constante tensión entre el chofer o el cobrador -empleados a cargo de este servicio de transporte- y los usuarios del mismo.

Después de esta breve presentación sobre lo que es una combi limeña, podemos regresar a la noche aquella en que me subí a uno de estos vehículos para regresar a casa y, al sentarme, me encontré cara a cara con un sticker (pegatina o calcomanía) pegado en la ventana que decía lo siguiente: Chicas feas pagan doble, chicas gorditas pagan por kilos, chicas bonitas no pagan. Atte: La empresa

Foto 4

No tardé en sentirme incómoda y molesta por el mensaje que supuestamente tendría que haberme parecido gracioso. Entonces le dije al cobrador: ¿No te parece que esto es una falta de respeto contra las mujeres? Él, desconcertado por mi pregunta, me dijo que no era su carro, que él no tenía nada que ver, a lo que yo le respondí: tú trabajas para esta empresa y mensajes como estos son ofensivos para las mujeres. Él no me quiso contestar, actitud común ya que, en la mayoría de casos, quienes trabajan en las combis no suelen ser conscientes de que están brindando un servicio, sino que creen que les están haciendo un favor a los pasajeros al dejarlos subir al vehículo.

Pero el uso de stickers con mensajes sexistas como éste es bastante común en las combis. Todos ellos apelan al humor para reducir a la mujer a un objeto sexual hecho para el deleite visual del chofer y del cobrador. En estos se nos clasifican en dos categorías: las feas y las bonitas (“Las feas pagan en dólares”, “Las feas al fondo”), o se nos diferencia entre jóvenes o viejas (“Sólo nenas”, pegado en la puerta del copiloto, el cual es como una invitación para poner a la presa lo más cerca posible de su victimario, el cual literalmente tiene al alcance de la mano -y de la vista- a las mujeres que se sientan adelante) o simplemente se nos cosifica sexualmente a tal punto que los mensajes se tornan aún más agresivos (“Señora, usted decide si la embarazo” o “La virginidad produce cáncer. ¡Vacúnate ya! Unidad móvil de vacunación”).

combi peruana las feas pagan en dolares latinfail

60solonenas

senora-usted-decide-si-la-embarazo-sticker-combi-coaster-custer-bus-micro

Aquella noche, luego de bajar de la combi y caminar hacia casa en medio de la oscuridad de las calles solitarias, el silencio indiferente del cobrador me recordó que lamentablemente las mujeres, al ser consideradas ciudadanas de segunda categoría, somos también pasajeras de segunda categoría. Lo único que me alegró es que mientras yo protestaba por el sticker sexista, una adolescente que vestía su uniforme escolar me miró con curiosidad y se detuvo a leer el mensaje que tanto me había molestado. Entonces pensé que quizá a ella tampoco le había gustado y que ahora sabía que otras mujeres, como yo, no nos quedamos calladas.

Anuncios

13 comentarios to “Pasajeras de segunda categoría”

  1. gatoneja 1 julio, 2013 a 10:36 am #

    Los he visto, y sí, me ha molestado también, pero no dije nada, excepto renegar en silencio, a quién se lo iba a decir, o mejor dicho a quién le iba a importar? generalmente si una pide respeto lo único que logra es que se burlen de una, si hubiera estado con alguien a quien valiera a pena decírselo, tal vez lo habría hecho, como a mis sobrinos o mi hija, pero a la gente grande no se le puede enseñar nada porque nadie te hace caso, me alegra que hayas dicho algo al respecto, pero la reacción fue la misma, el tipo ni se dio por enterado, me alegra que al menos esa chica haya escuchado el mensaje y espero que algún día pueda una denunciar estas cosas y realmente alguien se lo tome en serio, un abrazo.

    • Nina Nin 1 julio, 2013 a 12:48 pm #

      Gatoneja: Quizás dejar de quedarnos calladas y alzar nuestra voz de protesta sea el primer paso, pequeño pero válido, para combatir este tipo de mensajes sexistas que son tan comunes en el transporte público. ¡Así que olvidémonos del silencio y a reclamar! 😉

  2. Clau 7 julio, 2013 a 1:07 am #

    Hace poco menos de un ano al subir a uno de estos el chofer me mira con ojos lujuriosos, al bajar me dice “chau mamacita”. Decidi que esa vez no me quedaria callada luego de una falta de respeto. Me voltie, lo mire directo a los ojos y le dije con voz determinada: “No soy un objeto y exijo ser tratada con respeto.” El combi quedo mucho. Cada vez que te digan algo asi y te quedes callada, o te rias, o lo ignores perpetuas ese comportamiento. Si quieres que empiece a cambiar la situacion tienes que empezar por ti.

    • Nina Nin 7 julio, 2013 a 9:35 am #

      Clau, concuerdo contigo totalmente: nuestro silencio ante el sexismo o el acoso es cómplice de la violencia que sufrimos las mujeres a diario. Responder, de manera asertiva, como lo hiciste tú, es la mejor opción para comenzar a hacerles entender a los demás que no somos objetos, somos personas. 😉

  3. CamiCami 7 julio, 2013 a 8:08 pm #

    ¡QUE ASCO DE PEGOTINES!
    Nunca vi eso acá (en Uruguay) y espero no encontrarme con eso nunca.

    • Nina Nin 7 julio, 2013 a 9:06 pm #

      Sí, CamiCami, son realmente detestables estos stickers. Me sorprende, y me alegra obviamente, lo que me dices, pensé que mensajes como estos podían encontrarse en toda Latinoamérica, pero parece que es algo con lo que sólo las peruanas, las que vivimos en Lima en este caso, tenemos que lidiar diariamente.

  4. Estefania 7 julio, 2013 a 8:24 pm #

    Hola! No soy de Perú, pero te puedo dejar un consejo al respecto. Einstein decía una frase muy sabia: “El mundo no está en peligro por las malas personas, sino por aquellas que permiten la maldad”.
    No debiesen permitirse que éstas cosas, aparentemente inofensivas, sigan ocurriendo, porque da paso a que se cometan otra clase de atropellos peores hacia las mujeres. Considero que estas cosas ocurren porque la gente permite que pasen. Estás dando un buen ejemplo al quejarte sobre esto y al publicar este articulo. Tal vez debieras buscar el respaldo de otras personas e intentar hacer concreto algo y también debieras promover tu articulo en muchas paginas de defensa de la mujer para que más gente se entere de esto. De hecho leí tu artículo de una pagina de facebook llamada: No quiero tu piropo! Quiero tu respeto.
    Recuerdo que cuando pequeña en mi país (Chile), pasaban estas cosas, pero poco a poco la gente empezó a quejarse, llegando a hacerse campañas gubernamentales en contra de la violencia de género. Si bien las cosas no han mejorado completamente por lo menos están mejores que antes.
    Lo mejor es informar y educar a las mujeres, exigir respecto por parte la sociedad e intentar hacer algo concreto.

    Por cierto, admirable tu decisión de encarar al chófer 🙂

    Saludos!

    • Nina Nin 7 julio, 2013 a 9:11 pm #

      Gracias por tu comentario, Estefania. 😉 De hecho este post pertenece a la sección “Ohno!” del blog, la cual ha sido creada especialmente para denunciar todo tipo de acto de sexismo o machismo del que soy testigo en mi vida diaria. Además he compartido este post en páginas como las que has visto tú y en otras pertenecientes a grupos que existen aquí en Lima que luchan contra el acoso sexual callejero. Poco a poco vamos tejiendo redes para luchar contra todo tipo de violencia contra la mujer. ¡Sigamos haciendo escuchar nuestra voz de protesta!

  5. Salo 7 julio, 2013 a 9:44 pm #

    Esto también ocurre en mi país, Venezuela. Aquí el equivalente de Combi es Encava, por ser la marca de autobuses más común en el territorio. Se ven desde “Sólo chicas”, pasando por Encava (Autobús) + Alcohol + muchacha = sexo, o una indignante que fotografié: “No tengo plata pero tengo tremendo pipí” (pene grande). Soy hombre y estoy completamente en desacuerdo con esos tratos sexistas en el transporte público.

    • Nina Nin 12 julio, 2013 a 8:08 pm #

      Salo, veo que los mensajes de los que nos hablas son muy parecidos a los que podemos encontrar aquí en Lima. Gracias por tu comentario, es bueno ver que hay hombres que también alzan su voz de protesta en contra de frases tan sexistas como estas. No hay que olvidar que se trata de espacios públicos, que compartimos todas y todos, y que eliminar estos mensajes es una tarea que está en manos de hombres y mujeres.

  6. isidra 9 julio, 2013 a 1:41 am #

    Hola soy de chile, aca tampoco he visto sticker como ese pero si asi fuera creo que atentaria tranquila y disimuladamente contra ellos 🙂

    • Nina Nin 12 julio, 2013 a 8:09 pm #

      Isidra, a partir de tu comentario, se me ocurrió otra idea: poner stickers con mensajes feministas que promuevan el empoderamiento de las mujeres. 😉

  7. ALISS 3 diciembre, 2013 a 10:46 am #

    … NI SUMISA, NI DEVOTA, TE QUIERO LIBRE , REBELDE Y LOCA!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: