Cinco formas de amar tu cuerpo (Segunda parte)

18 Nov
4

“Estar delgada es bello / Estar feliz es bello”

Si quieres leer la primera parte de este post, haz clic aquí.

3. Entrena tu mente

Imagina qué pasaría si las mujeres decidieran que moldear la fuerza mental es más importante que fortalecer los bíceps. Podríamos emprender negocios, obtener nuevos títulos universitarios, viajar o descubrir nuevos talentos. Imagina el poder económico que tendríamos si decidiéramos dejar de gastar nuestro dinero en las dietas para perder peso, y empezáramos a ahorrar e invertirlo en aventuras que mejoren nuestra vida.

Tengo una teoría: hacer dieta es una forma de hacer desaparecer a las mujeres”, dice Rosa, a sus 30 años. “Mientras menos espacios ocupemos, menor poder tenemos”.

Sin embargo, hoy en día los hombres también son más conscientes de sus cuerpos. Rosa señala: “los hombres se entrenan para estar más fuertes, para ocupar más espacios en el mundo. Las mujeres tratamos de estar más pequeñas y menudas, hasta convertirnos en unas pequeñas cositas que sólo pueden pensar en cuántos gramos de grasa han comido hoy”.

Eres responsable de cuidar de ti misma y esto significa, en muchos sentidos, agregarle algo de actividad física y comida saludable a tu vida. Ser negligente contigo misma y no cuidar tu cuerpo es un desperdicio de tu vida.

5

4. Dile a tus críticos que se callen.

A pesar de sus buenas intenciones, la familia y los amigos pueden ser la principal fuente de estrés en torno a nuestro cuerpo. Ellos a menudo son los primeros en criticar tu apariencia, o en hacerte saber cuán linda “podrías estar si perdieras 10 kilos”.

¿Por qué no se dan cuenta cuán hiriente y destructivo es esto? La gente más cercana a ti debería elevar tu autoestima, no disminuirla con comentarios ofensivos. Ellos pueden pensar que te están ofreciendo sugerencias útiles, pero no es así, así que hazles saber que es tu cuerpo y tu vida, y que deben dejar de proyectar sus problemas hacia ti.

Por supuesto, eso no siempre es tan fácil como parece. “Mi padre siempre recuerda cuán delgada era mi mamá cuando ellos se conocieron”, dice Carmen de 19 años. “Pero ella ya no se ve igual después de haber tenido cinco hijos. Sin embargo,  mi papá, que la critica tanto, tampoco se ve delgado. Los comentarios de él realmente le molestan a mi mamá. Por eso ella siempre está hablando acerca de perder peso”.

Después que Carmen se fue a la universidad, cada vez que visitaba a su madre, ésta se daba cuenta de que su hija había comenzado a subir de peso. Carmen empezó a tener miedo de visitar a su mamá, ya que sabía que los comentarios de ésta la harían ir al espejo y comenzar a cuestionar su apariencia.

Finalmente Carmen decidió que su apariencia era un tema del que su madre no tenía por qué opinar. “Yo incluso, decidí no visitarla si ella no dejaba de criticar mi cuerpo”, dice Carmen. “Funcionó.  Ahora mi mamá se ve obligada a preguntarme acerca de aspectos de mi vida como mis clases, mis amigos y mis ideas”.

Es difícil hacer frente a tu familia y a tus amigos. Pero tenemos todo el derecho de sentar los límites para ayudarnos a vivir en paz.

6

5.-Deja de criticar a otras mujeres.

Lamentablemente, nosotras las mujeres podemos ser nuestros peores críticos. Pero ten en cuenta el daño que esto provoca a nuestra hermandad como mujeres y a ti misma.

Criticar la forma en que se ve otra mujer, saca a relucir lo insegura que eres. Además te vuelve paranoica, ya que si tú las criticas a ellas, entonces asumes automáticamente que ellas te critican a ti. Criticar a otras mujeres nos mantiene divididas y, por consiguiente, derrotadas.

Por otro lado, todas sabemos que tenemos una belleza única, sin importar si somos de contextura delgada o gruesa. “Me gustaría pensar en mí como una persona auténtica”,  dice Dina de 21 años. “Puede que no luzca como una modelo de revista de modas, pero nadie más tiene mi genética. Así que trato de ser lo mejor que pueda ser”.

La actitud de Dina le ha ayudado a dejar de ver a otras mujeres como sus enemigas. “No es una competencia”, afirma convencida. Luego de trabajar en su propia aceptación, y de observarse a sí misma cuando se siente insegura, Dina se da cuenta que puede apreciar la belleza única de otra mujer, así como su propia belleza.

(*) Texto original: http://www.scarleteen.com/article/body/seven_ways_to_love_your_body

Anuncios

Una respuesta to “Cinco formas de amar tu cuerpo (Segunda parte)”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cinco formas de amar tu cuerpo (Primera parte) | Chicas Malas - 4 febrero, 2014

    […] Si quieres conocer las otras 3 formas de amar tu cuerpo, lee la segunda parte de este post aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: