«Tú no conoces a la Prinz»

16 Dic

Tú no conoces a La Prinz

Si no conoces a la Prinz, en esta canción, que es un testimonio lleno de impotencia y dolor, podrás escuchar parte de la historia de su vida como joven madre soltera de un niño autista.

«Tú no conoces a la Prinz»
 
Tú no conoces a la Prinz ni una pizca, 
tú sólo escuchas sus canciones y te gustan.
Ella comparte sentimientos que le asustan 
y nadie se atreve a hacerle una pregunta.
 
¿Cómo te sientes teniendo un niño autista?
Yo le respondo: ¿Qué haces si un niño grita 
cada momento porque solo él se frustra 
y no hay manera de saber qué lo asusta?
Que no te mire y jamás pare de llorar,  
que se golpee sin poderse controlar.
Que tenga fuerza muy fuera de lo normal
y que con su ira todo pueda destrozar.
Que tenga cuatro y no te diga “mamá”,
le dé rabietas de esas en cualquier lugar.
Que no se ría, que se puede desmayar,
y ver qué come porque suele vomitar.
En resumen, que no pueda disfrutar
toda esa niñez de poder jugar.
 
No habrá momento en que no pueda pensar
que a cada instante lo debo cuidar.
Y eso no es fácil porque hay días que no duerme,
le da el insomnio, nadie lo detiene.
Yo no descanso y me canso, no lo sabes,
lo mismo de siempre, hay que acostumbrarse.
 
Tú no conoces a la Prinz ni una pizca, 
tú sólo escuchas sus canciones y te gustan.
Ella comparte sentimientos que le asustan 
y nadie se atreve a hacerle una pregunta.
 
Tú no conoces a la Prinz ni una pizca, 
tú sólo escuchas sus canciones y te gustan.
Ella comparte sentimientos que le asustan 
y nadie se atreve a hacerle una pregunta.
 
Siento un dolor interminable como madre
y lo peor es que no tengo a quien culparle,
no es dable.
Estuve sola con mi nostalgia 
y con esta pena que me ahoga.
Aún lo recuerdo y me pongo a llorar 
porque soy joven, por qué a mí me fue a pasar.
Sé que es absurdo lamentarse,
yo ya acepté mi condición,
tengo derecho a desahogarme.
 
Déjenme sola que no quiero reír,
déjenme sola, sólo quiero morir.
Me dan su apoyo, pienso que no lo merezco
pero eso no es justo, nadie se merece esto.
 
Déjenme sola que no quiero reír,
déjenme sola, sólo quiero morir.
Me dan su apoyo, pienso que no lo merezco
pero eso no es justo, nadie se merece esto.
 
Tú no conoces a la Prinz ni una pizca, 
tú sólo escuchas sus canciones y te gustan.
Ella comparte sentimientos que le asustan 
y nadie se atreve a hacerle una pregunta.
 
Tú no conoces a la Prinz ni una pizca, 
tú sólo escuchas sus canciones y te gustan.
Ella comparte sentimientos que le asustan 
y nadie se atreve a hacerle una pregunta.
 
No quiero lástima, que no me hace falta.
No es por ustedes que yo escribo esta carta,
es por mí, que no callo porque mata,
esto lo tengo atravesado en mi garganta.
Yo te confieso que tengo días felices
y más son los tristes, pero no lo viste,
que los recuerdo y contenta yo me pongo.
Nico, para que sepas: con tu sonrisa yo me conformo.
 
Déjenme sola, que no quiero reír,
déjenme sola, sólo quiero morir.
Me dan su apoyo, pienso que no lo merezco
pero eso no es justo, nadie se merece esto.
 
Tú no conoces a la Prinz ni una pizca, 
tú sólo escuchas sus canciones y te gustan.
Ella comparte sentimientos que le asustan 
y nadie se atreve a hacerle una pregunta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: