La valiente que no quería ser princesa

23 Dic

Imagen 1 PortadaA Mérida le gusta comer mucho, reírse a carcajadas, cabalgar a toda velocidad y usar el arco y la flecha, pero es una princesa y como tal, todo lo anterior le es prohibido por su madre, quien se empeña en que ella sea delicada y femenina para que así pueda contraer matrimonio pronto. Pero Mérida, armada de su rebeldía y su valentía, romperá las cadenas que la atan y cambiará su destino.

Imagen 2

La princesa rebelde

En la antigua Escocia, el rey Fergus y la reina Elinor ponen todas sus esperanzas de mantener la paz entre los distintos clanes del reino a través del cumplimiento de una vieja tradición: los primogénitos de los líderes de cada clan competirán entre ellos en diferentes disciplinas deportivas y el ganador será el prometido y futuro esposo de Mérida, la primogénita de la familia real.  Pero lo que ninguno de los reyes imagina es que su joven hija está dispuesta a todo con tal de impedir su propio matrimonio.

Desde su estreno en el 2012, Valiente sorprendió a grandes y chicos por un solo motivo: su protagonista. A diferencia de la mayoría de princesas Disney -tales como Blanca Nieves, Cenicienta o Bella- que se caracterizan por ser dóciles, sumisas y pasivas, Mérida es aventurera, impulsiva, rebelde, valiente y decidida. Ella rompe los esquemas del estereotipo femenino de los cuentos de hadas que la fábrica más grande de películas para niños se ha encargado de replicar una y otra vez a lo largo de más de un siglo.

Dueña de una habilidad extraordinaria en el manejo del arco y la flecha y apasionada amante de los caballos, la joven princesa siente que al menos cambia su destino el día en que le es permitido salir de las cuatro paredes del castillo y ser ella misma: cabalgando velozmente por el bosque, demostrando su maestría en el arte de la arquería y con el pelo suelto al viento, ella goza de una libertad que le es negada.

imagen 3

Enemiga mía

A medida que Mérida ha ido creciendo y acercándose a una edad propicia para casarse, su madre Elinor se ha encargado de instruirla para que ella se convierta en una princesa como todas las demás, pero los buenos modales, la delicadeza, el recato y otros atributos de los que Mérida debería hacer gala, a la joven le resultan aburridos e insoportables. Es así que desde el inicio de la película, podemos percibir que el conflicto central de la historia es el que protagonizan madre e hija. La tensión entre ambas va en aumento a medida que Elinor insiste en controlar al milímetro el comportamiento de su hija mientras que, al mismo tiempo, Mérida desobedece cada una de las órdenes de su madre.

Pero el enfrentamiento se intensifica y se torna peligroso cuando luego de ser presentada ante sus pretendientes y en medio de la competencia para ganar su mano en matrimonio, Mérida –atrapada en un corsé que restringe sus movimientos y que apenas le permite respirar- decide competir por su propia mano. Envuelta en ese vestido que ella misma romperá, declara ser la primogénita del clan familiar, por lo tanto puede participar en la competencia. Esa escena simboliza el espíritu rebelde de una valiente que se niega a ser princesa, una joven que no acepta el destino que otros han elegido para ella, una mujer que no está dispuesta a sacrificar su libertad.

Amigas a pesar de las diferencias

Luego del incidente de la competencia en el que Mérida logra vencer a sus pretendientes, Elinor y ella se enfrentan en una fuerte discusión tras la cual el vínculo entre ambas parece romperse irremediablemente. Presa de la rabia, Mérida decide recurrir a un hechizo para hacer que su madre cambie de parecer con respecto al matrimonio al que la piensan condenar. Es así que Elinor termina convertida en oso y es precisamente bajo esta forma animal que ambas -madre e hija- emprenden una aventura en la que por fin se unirán con un solo objetivo: liberar a la reina del hechizo.

Es en estas circunstancias que estas dos mujeres de distintas generaciones y con ideas opuestas, pasan tiempo juntas y llegan a conocerse un poco más. Ocultas en el bosque y obligadas a sobrevivir en medio de la naturaleza, Mérida le muestra a su madre algunas de las habilidades que posee como saber pescar, cocinar o encontrar refugio entre los árboles. Y cuando el peligro las acecha, las dos son capaces de defenderse a muerte y poner en riesgo su propia vida en defensa de la otra. Unidas ante la adversidad, logran destruir el hechizo al remendar el vínculo maternal-filial que las une; unidas en un abrazo Mérida y Elinor reconocen que ambas han cambiado: una ha entendido la responsabilidad que se cierne sobre su rol de princesa y la otra ha aprendido que las tradiciones también pueden romperse si está en juego la libertad de una mujer. Es así como en base al entendimiento mutuo, madre e hija logran reconciliarse.

Imagen 4

Algunos dicen que la suerte está más allá de nuestro control, que no somos dueños del destino, pero yo sé que no es así. Nuestro destino vive dentro de nosotras sólo hay que ser valiente para verlo”, afirma Mérida en las líneas finales de la película, mientras podemos verla cabalgar al lado de su madre con el pelo suelto al viento, disfrutando de saberse mujeres capaces de cambiar y transformarse, de ser amigas a pesar de las diferencias o justamente debido a éstas.

+ Título: Valiente  (Brave). Directores: Mark Andrews y Brenda Chapman.  Género: Animación/Infantil  País: Estados Unidos.  Año: 2012.

Anuncios

Una respuesta to “La valiente que no quería ser princesa”

Trackbacks/Pingbacks

  1. FeminiCine: películas y documentales feministas | Chicas Malas - 1 abril, 2015

    […] Valiente (Brave, 2012): Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell, Estados Unidos. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: