10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual (Segunda parte)

1 Ene

Post 312 - 10 cosas que puedes hacer por puro placer (Segunda parte)

Si quieres leer la primera parte de este artículo, haz clic aquí.

4. Rompe con tu adicción al drama

Es común, mucho más de lo que pensamos, confundir un gran drama con amor o pasión, especialmente cuando somos jóvenes. Muchas de nosotras fuimos bastante impacientes en nuestra adolescencia: tal vez fue porque la escuela era muy aburrida, porque tuvimos el mismo grupo de amigos por años, porque en el lugar donde vivimos no hay nada que hacer o tal vez sea porque sentimos que estamos listas para seguir adelante con nuestras vidas, pero no podemos debido a nuestra edad. Así que no es para nada sorprendente que estemos rebosantes de emoción cuando nos vemos envueltos en una historia de amor.

Lo que sí está claro es que muchos adolescentes (y adultos también) confunden el drama con amor, afecto o una conexión real. Mientras más elevado sea el nivel del drama –que a tus padres no les agrade tu pareja, promesas de matrimonio, una gran diferencia de edad, incluso maltrato emocional y físico- más se interpreta como amor o pasión ya que hay muchas cosas en juego a nivel emocional.

Eso es común, después de todo, por miles de años los escritores han estado utilizando ese mismo recurso para incrementar la emoción de sus lectores. Pero no es real, incluso si se siente así. Simplemente estamos reaccionando a esas situaciones intensas y, demasiado a menudo, el drama mantiene a parejas jóvenes juntas sin amor o una conexión real.

Así que, cuando el drama se haga presente, aprende a identificarlo y no te sumerjas en él. Ahora, más que nunca, es momento de dar un paso atrás y ver lo que realmente está pasando. Toma un pequeño descanso para hacerlo, de ser necesario. Debes poner los pies sobre la tierra y ver las cosas tal como son. Una de las mejores pruebas de amor es si todavía se siente amor incluso en los momentos más tranquilos, no sólo cuando la relación es tumultuosa.

5. Sé una sabelotodo

Seamos honestos: de nosotras sólo una minoría, tengamos 15 o 65 años de edad, puede ser realmente objetiva cuando estamos muertas de amor o sentimos lujuria. Así que es un hecho que nuestras decisiones respecto a nuestra vida sexual están condicionadas por estas situaciones. Estar enamorada y tener sexo en  pareja es excitante. En parte esa es la razón por la que se siente tan bien. Es algo maravilloso y se siente estupendamente bien, pero puede afectar nuestra capacidad analítica y nuestro pensamiento crítico.

Es importante reconocer que cuando estamos en esa situación probablemente necesitemos ser más cuidadosos al tomar decisiones pues nuestros sentimientos pueden ser engañosos. Otros factores adicionales que pueden afectar nuestro uso de razón son los siguientes: problemas con nuestro cuerpo e imagen personal, sentirnos presionadas a tener sexo o a comenzar una relación o preocuparnos por nuestro rendimiento sexual.

Así que, generalmente es sensato asumir que estamos yendo más rápido de lo que debemos. Por lo tanto es mejor estar seguras de retroceder lo más que podamos y evaluar hacia dónde vamos, en qué estamos de acuerdo y qué está pasando. Al tomar decisiones sobre tu vida sexual es recomendable pedir tiempo para tomar en consideración algo, decir que las cosas están yendo demasiado rápido o pedir espacio, ya sea físico o emocional. Pedir consejo de familiares, amigos y gente que valoras también es una buena idea, incluso si no estás de acuerdo con sus opiniones, ya  que así lo que te aconsejen te dará en qué pensar para que puedas tomar la mejor decisión.

Y, por supuesto, bloquear tu mente intencionalmente con drogas o alcohol para evadir los problemas nunca es una buena idea.

6. Comienza una revolución: deja de odiar tu cuerpo

Vivimos en una cultura obsesionada por las apariencias, en la cual el buen trato hacia las personas atractivas y el maltrato hacia las personas discapacitadas son una epidemia. Los mensajes que nos envía nuestra cultura y los medios de comunicación sobre nuestro cuerpo son siempre acerca de cómo lucen o cómo deben lucir, y más específicamente, cómo los ve el sexo opuesto (a pesar del hecho que algunas de nosotras ni siquiera estamos interesadas en el sexo opuesto todo el tiempo o nunca). Los anuncios de gimnasios o regímenes de ejercicio raramente hablan acerca de incrementar nuestra energía o mantenernos saludables, más bien, casi siempre, nos hablan sobre obtener muslos esbeltos, nalgas más redondas o abdominales de acero porque esas son las cosas que forman parte del ideal de belleza.

Esto no quiere decir que tenemos que ignorar cómo lucen nuestros cuerpos o caras. La raza humana es asombrosa y la atracción sexual es parte de nuestra naturaleza. Pero es sólo una parte de nosotros. Nuestros cuerpos nos permiten realizar actividades en nuestro día a día: ir al trabajo o a la escuela, construir ciudades y movimientos culturales, cuidar a nuestra familia y amigos; vivir nuestras vidas. Y el estado de nuestro cuerpo afecta el estado de nuestra mente: es mucho más sencillo mantenerse emocionalmente sano cuando estamos físicamente saludables.

Cuida tu cuerpo en todas las formas posibles. Come comida saludable, haz ejercicio y descansa cuando lo necesites, ve al doctor, tanto para hacerte chequeos preventivos como para atenderte cuando estás enferma. No sacrifiques tu salud o bienestar con dietas relámpago o dietas de hambre, con una búsqueda obsesiva de la perfección física, adaptándote a ideales que tal vez no se ajusten a ti y que cambian todo el tiempo. Entiende que cuando sea el momento adecuado para ti, ya sea con un compañero(a) o sola, el sexo puede ser una manera de apreciar tu cuerpo, luzca como luzca. Si tienes sexo con alguien y ambos no les gustan sus cuerpos, es muy probable que no se sientan bien durante y después del acto sexual.

También echemos un vistazo al cuerpo y a la autoimagen. Siempre se siente bien que una persona atraída o enamorada de nosotros nos diga lo hermosas, sexys, maravillosas o perfectas que somos. Aunque eso nos pueda hacer sentir muy bien, no debe remplazar la atracción que cada una sienta hacia una misma. No es psicología barata decir que la autoimagen empieza y termina contigo.

Tener un novio o novia nos hace sentir bien con nosotras mismas y tener sexo nos hace sentir bien con nuestros cuerpos. Pero si no nos sentíamos bien previamente, por nuestra propia cuenta, cuando algo empieza a ir mal con nuestra pareja o nuestra vida sexual, aquello que nos hacía sentir bien puede convertirse en algo que nos hace sentir mal porque hemos dependido demasiado de los demás para sentirnos bien con nosotras mismas.

Algunos estudios plantean que la gente joven, sobre todo las mujeres, que es sexualmente activa sufre de baja autoestima. La suposición inicial se basa en que el sexo, especialmente cuando eres joven, es malo para ti. Yo discrepo con esa idea, porque lo que he visto a lo largo de los años, en algunas personas, es que usan el sexo para llenar un vacío en términos de autoestima o para reforzar una imagen positiva sobre su cuerpo. Muchas de ellas descubren que el sexo con su pareja no llena ese vacío y se sienten más deprimidas e incluso comienzan a odiarse  a sí mismas, pensando que algo debe andar mal con ellas.

Por supuesto, no hay nada malo en ellas. Vamos a pasar gran parte de nuestras vidas solas, sin compañeros(as) de cama, viviendo por nuestra cuenta. Cuando estemos en una relación, para que éstas sean sanas, debemos compartir, no tomar todo lo que nos ofrece ni ofrecer todo lo que tenemos. Por eso es importante que realmente estemos bien solos, que amemos y aceptemos nuestro cuerpo tengamos o no la atención de alguien en un momento dado. Que nos amemos y aceptemos a nosotras mismas, incluso en los días, semanas o meses que nadie nos dice un cumplido, incluso si sólo nos dicen cosas negativas. Para ser capaz de hacer eso necesitamos valorarnos cuando no estemos en una relación (de cualquier índole); dedicarle tiempo a cosas que nos gustan, desarrollar un sentido de amor por nuestro cuerpo que no tenga que ver solamente con cómo luce sino también con cómo se siente y lo que nos permite hacer en nuestra vida diaria.

Si quieres leer la tercera parte de este artículo, haz clic aquí.

Anuncios

4 comentarios to “10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual (Segunda parte)”

  1. paulamaria 3 marzo, 2014 a 11:44 am #

    Siempre me impresionan tus artículos. La manera clara y concisa de exponer realidades, con las q nos enfrentamos todas. Me quedo sobre todo, con el apartado de conocernos a nosotras/os mismos, nuestro cuerpo siempre indica la verdad que no conocemos. Iniciar la andadura del sexo con nuestro cuerpo, dice mucho de lo que queremos recibir, y hasta donde estamos dispuestas a dar. Gracias Niña, me abres con facilidad a cuestiones que por no cuestionadas , apenas tenían respuesta.

    • Nina Nin 3 marzo, 2014 a 12:08 pm #

      Paula:

      ¡Qué alegría saber que este artículo te haya animado a explorarte de pies a cabeza! Aunque estoy de acuerdo con todo lo que se dice en este texto, no es de mi autoría, es de esta página genial sobre educación sexual: http://www.scarleteen.com/.

      Te invito a visitarla o si quieres puedes esperar nuestra próxima traducción, ya que de vez en cuando publicamos alguna en nuestra sección Ohyeah!

      Gracias a ti por leernos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. 10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual (Primera parte) | Chicas Malas - 3 marzo, 2014

    […] Si quieres leer la segunda parte de este artículo, haz clic aquí. […]

  2. 10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual (Tercera parte) | Chicas Malas - 3 marzo, 2014

    […] Si quieres leer la segunda parte de este artículo, haz clic aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: