10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual (Tercera parte)

3 Ene

Post 313 - 10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual

Si quieres leer la segunda parte de este artículo, haz clic aquí.

7. Sé fiel a tus sentimientos

Algunas veces tenemos que hacer varios intentos antes de conocer a alguien cuyas necesidades y deseos sean iguales que los nuestros. Por eso a veces comprometemos cosas que no deberíamos como nuestros límites, modelos de relaciones que sabemos que no queremos o ir demasiado rápido en materia de sexo.

Es cierto que una relación implica compromiso pero no deberíamos comprometer nuestro carácter esencial ni lo que sabemos que necesitamos en una relación para que esta sea saludable. Por ejemplo, si sabemos que nos estamos enredando en una relación donde no podemos o no queremos dar cosas que nuestro compañero(a) quiere, no estamos siendo fieles a nuestros sentimientos, ya sea porque no queremos herir a la otra persona, porque tenemos miedo de estar solas o por temor a equivocarnos. En las relaciones sanas, podemos expresar nuestros sentimientos. Muchos adultos han estado en relaciones donde han expresado sentimientos más profundos que los de su compañero(a), o han exigido más de lo que sus compañeros(as) podían dar y eso ha ocasionado una separación no deseada. Muchas de nosotras nos hemos visto en esa misma situación, y aunque haya sido incómodo, en retrospectiva, sabemos que fue lo mejor para todos. Asimismo, la mayoría de nosotras ha disfrutado de bonitas experiencias en los momentos en los que hemos sabido ser fiel a nuestros sentimientos.

Y ya que estamos en ello, no te metas en situaciones que no son adecuadas para ti, especialmente cuando se refiere a sexo casual. No pretendo sugerir que el sexo casual no esté bien para algunas personas. Pero la mayoría del tiempo, veo personas que se convencen a sí mismas que están bien en relaciones sin ataduras o siendo amigos con beneficios cuando en realidad quieren más que eso pero se han convencido a sí mismas de que deben conformarse con eso porque es mejor que nada, o piensan que el sexo casual hará que la otra persona desarrolle sentimientos románticos. Hacer cosas que no quieres es tan malo como esperar por cosas que sí deseas y el sexo no puede cambiar los sentimientos reales de nadie. Y esto no es todo, decir que te sientes bien teniendo sexo casual cuando sabes que no es así te hace a ti la mala de la película por ser deshonesta y manipuladora.

8. No bases tu identidad en tu sexualidad

Parte del desarrollo en nuestra adolescencia y adultez es buscar y descubrir quiénes somos. Por eso es común que los adolescentes se emocionen por algo para olvidarlo al mes siguiente. Es un poco vergonzoso cuando pensamos en ello, pero es normal y todos hemos pasado por esto (algunas de nosotras más seguido de lo que nos gustaría admitir). Así que no es para nada inusual que hagamos lo mismo con nuestra identidad sexual.

La identidad sexual es, por naturaleza, variable. Aunque algunos aspectos de nuestra sexualidad son más o menos fijos, como nuestra orientación sexual (ya sea que seamos heterosexuales, homosexuales, bisexuales o pansexuales), parte de nuestra identidad de género así como algunas de nuestras preferencias y muchos aspectos de nuestra identidad sexual se desarrollarán y cambiarán a lo largo de nuestras vidas. Así que, aunque tu identidad sexual es parte esencial de quién eres, no hay apuro en ponerle etiquetas o identificarte con ella porque cuando cambie –y siempre lo hace- te sentirás completamente perdida. Asimismo, el sexo es sólo una parte de nuestras vidas. Si todas nuestras energías van dirigidas hacia él, es probable que nos perdamos de otros aspectos igualmente enriquecedores y gratificantes.

¿Quién eres? Aparte del novio/novia de fulana o mengano o si eres Juan o Juana, homosexual o heterosexual. ¿Eres un músico? Si es así, ¿cuánto tiempo empleas en practicar? ¿Eres un buen amigo? ¿Pasas tiempo con tus amigos últimamente? ¿Hay aspectos de tu identidad que dejas de lado a pesar de que en realidad quieres explorarlos? Organiza tu tiempo en la semana y esfuérzate por desarrollar esos aspectos. El sexo es genial, al igual que tener un compañero(a) con quien disfrutarlo, pero si solo exploramos nuestra vida o identidad sexuales, el resto de nuestra vida va a sufrir graves daños.

9. ¡Conviértete en una experta del sexo!

Obviamente, nadie necesita un libro para aprender sobre sexo. Caso contrario, ninguno de nosotros estaría aquí hoy en día, porque nuestros ancestros definitivamente no tenían libro sobre sexo oculto bajo la cama de paja en el fondo de la cueva. Mientras que hay algunas cosas para las cuales no necesitamos ni libros ni material audiovisual –y muchas veces es mejor que lo aprendamos por cuenta propia, como descubrir qué es lo más placentero para nuestro compañero(a), por ejemplo- hay otras cosas que sí requieren un aprendizaje. Vivimos en un mundo distinto al de nuestros ancestros. Tenemos una esperanza de vida mayor, problemas de salud diferentes y complejos, y estamos en situaciones que hacen nuestras relaciones más complicadas. Asimismo, contamos con un conocimiento útil que en aquella época se desconocía como entender nuestro ciclo reproductivo, cómo se contagian enfermedades e infecciones, cómo nuestra identidad sexual no es como la describe la sociedad.

Así que investiga y edúcate. Busca información en internet o en una librería, lee sobre tu cuerpo, sobre el cuerpo de tu compañero (si es del sexo opuesto), sobre prácticas sexuales seguras, sobre enfermedades e infecciones y sobre métodos anticonceptivos. Llena tu mente de material que te ayude a evaluar tu orientación e identidad sexuales, la calidad de tus relaciones, y tus deseos y necesidades en cuanto al sexo, ya sea sola o en compañía.

Hazte un favor a ti misma y sé selectiva con el material de investigación que elijas. Busca fuentes que ofrezcan información real, no tips sobre cómo llevar a la otra persona al orgasmo o cómo tener pechos más firmes. En sitios web y en libros busca información de organizaciones creíbles. Ya tenemos suficiente basura y desinformación sobre el sexo en la televisión, en las películas y en las revistas, ninguna de nosotras necesita más de esas estupideces.

Realmente es mejor que te eduques sobre sexo y sexualidad antes de que des un salto precipitado, especialmente si se trata de sexo con otra persona. Muy a menudo, la  gente sólo empieza a educarse durante o después de una crisis (tales como una posibilidad de embarazo, una enfermedad de transmisión sexual, o ser física o emocionalmente maltratada durante el sexo), y como más vale tarde que nunca, es mucho mejor estudiar por adelantado estos temas.

10. No olvidar que…

No olvides que se supone que el sexo y la sexualidad deben ser placenteros y fuentes de alegría y enriquecimiento. Muchos de los mensajes enviados a los jóvenes son acerca de los peligros del sexo y las citas, dicen que evitemos el sexo basado en éticas generales y arbitrarias que no son las nuestras, dicen que tener sexo es la peor decisión de nuestra vida, cuando en realidad no tiene por qué ser así. Si no estás listo para el sexo en pareja, entonces por supuesto que éste no va a ser bueno para ti. Pero incluso si intentas algo y descubres que no es para ti, es poco probable que te cause un trauma de por vida. Todos cometemos errores a veces, aprendemos y seguimos adelante.

Tu sexualidad es sólo tuya, explora y disfruta por ti misma de ella, es tuya para compartirla con tus compañeros(as) cuando estés lista y dispuesta a hacerlo. Cuando respetas tu sexualidad y te respetas a ti misma es maravilloso porque tienes el poder de enriquecer tu vida y hacerla mejor física y emocionalmente. Y tu vida sexual puede ser estupenda si es practicada responsable y saludablemente: muchas veces metemos el sexo y la aventura en un mismo saco y asumimos que para que el sexo se sienta bien tiene que ser arriesgado y eso no es cierto. De hecho, si nuestra cultura dejara de lado los tabúes y las actitudes negativas que tiene respecto al sexo, muchas de nosotras seríamos personas más saludables, física y emocionalmente.

Así que si realizas prácticas sexuales que te hacen sentir mal, deja de hacerlo y piensa en  ello. Algunas veces, el sexo puede ser decepcionante, ya sea sola o en compañía. Pero si eso sucede continuamente es momento de hacer un cambio ya sea separándose de un compañero(a), dejando de hacer algo que te incomoda, pidiendo cosas que quieres y no estás obteniendo, teniendo mayor cuidado con tu salud sexual o pasando más tiempo conociendo tu propio cuerpo, reevaluando tu identidad sexual o tomando un descanso del sexo por un tiempo. Si no sientes placer al tener sexo entonces no vale la pena hacerlo. ¿Y si sí sientes placer? Entonces disfrútalo.

Para resumir, las 10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual son:

1. Sé tu primera vez.

2. Aprende a hablar abiertamente sobre sexo.

3. Sé honesta.

4. Deja de lado el drama.

5. Usa y confía en tu inteligencia para tomar decisiones.

6. Respeta tu cuerpo y respétate a ti misma.

7. Sé fiel a tus sentimientos.

8. No bases tu identidad en tu sexualidad.

9. Mejora tu educación sexual.

10. Disfruta de ti misma y de tu sexualidad.

(*) Texto original: http://www.scarleteen.com/article/body/10_of_the_best_things_you_can_do_for_your_sexual_self_at_any_age

Anuncios

5 comentarios to “10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual (Tercera parte)”

  1. marilú 3 marzo, 2014 a 5:26 pm #

    Ay que buen artículo, me ha gustado mucho.
    Sobretodo el primer consejo. Es una realidad el que las mujeres crean que para conocerse necesitan de un otro, a mí en este sentido se me dio de forma diferente, yo fui mi primera vez, segunda, tercera, etc. Y he encontrado el valor de aquello, pues me parece muy importante, sobretodo para el propio desarrollo. Pero también debo admitir que he pasado por sentir culpa, algo que me tocó y que entiendo su explicación en lo social, y esa comprensión ayuda a lidiar con tales sentimientos infundados.
    Lo que me hace más ruido es que últimamente me cuestiono el hecho de que no lo haya tenido experiencia sexual compartida. Al estar sola siento el deseo de hacerlo con otro, pero no he podido tener una relación con alguien, no se me dan experiencias tipo grado 2 casuales, y el sexo casual no me parece apto para una primera vez compartida, por lo tanto no es mi opción. Pero la espera por alguien que me de confianza para ello se me está haciendo muy larga ya.
    Por esto también me gusto el tip sobre no basar la propia identidad en la sexualidad.
    Es un tema que cuando sale a la luz me perturba, porque socialmente me incomoda el hecho de no haber sido penetrada a mis veintitantos, me vienen sensaciones de ser distinta, bicho raro, frustración, inferioridad, etc. que aunque se son personales, no digamos que ayuda que los demás te miren con cara de sorpresa, desagrado o que te traten como inferior, infantil, falto de experiencia o algo por el estilo.
    Me interesan y agradecería opiniones al respecto. Gracias!

    • Nina Nin 7 marzo, 2014 a 9:41 am #

      Marilú:

      Se nota que has disfrutado de las tres partes de este artículo y eso me alegra mucho: nunca está de más ampliar nuestra mirada con respecto a nuestra propia sexualidad.

      Me parece genial que te hayas explorado a ti misma y que hayas sido tu primera amante. Con respecto a lo que me comentas creo que la curiosidad es inevitable y el deseo de compartir una experiencia sexual con otra persona lo hemos experimentado todas. Pero no desesperes, Marilú ni dejes que los comentarios de otras personas, con respecto a tu sexualidad, te afecten.

      Recuerda además que una experiencia sexual va más allá del coito y por ello probablemente tú seas mucho más experimentada que muchas personas que todavía no se han disfrutado a sí mismas a solas. 😉

      • marilú 7 marzo, 2014 a 6:09 pm #

        Gracias por responder 😉

    • Gabi 19 diciembre, 2015 a 4:41 pm #

      Todo llega, sin embargo quizás no este mal tener unas primera vez con alguien de confianza aunque no sea El Amor. No es lo mismo que sexo casual. Para mi fue así, tuvo consecuencias buenas y malas pero toda experiencia la tiene y fue el camino posible. A veces idealizamos las relaciones amorosas. Suerte!

Trackbacks/Pingbacks

  1. 10 cosas que puedes hacer por puro placer sexual (Segunda parte) | Chicas Malas - 3 marzo, 2014

    […] Si quieres leer la tercera parte de este artículo, haz clic aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: