La bastarda

5 Dic

post-758-la-bastarda

Soy un desierto que monologa” me escribió un día Violette Leduc. He encontrado en los desiertos bellezas innmuerables. Y todo aquel que nos habla desde el fondo de su soledad nos habla de nosotros. El hombre más mundano o el más militante tiene sus malezas, en las que nadie se aventura, ni siquiera él mismo, pero que están ahí: la noche de la infancia, los fracasos, los renunciamientos, la emoción brusca de una nube en el cielo. Sorprender un paisaje, un ser, tal como son en nuestra ausencia: sueño imposible que todos hemos acariciado.

Si leemos La bastarda ese sueño se realiza, o casi. Una mujer desciende a lo más secreto de sí misma, y se habla con una sinceridad intrépida, como si nadie la escuchara… El fracaso de la relación con el otro ha conducido a esta forma privilegiada de comunicación: una obra. Quisiera haber convencido al lector de que entre estas páginas: encontrará en ellas más de lo que yo he prometido.

(Simone de Beauvoir)

Anuncios

Una respuesta to “La bastarda”

  1. nomegustacuandocallasblog 21 enero, 2017 a 10:05 am #

    Reblogueó esto en No me gusta cuando Callas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: