Tag Archives: novela

La chica cool

5 ene
Post 470 - La chica cool

Escena de la película Perdida (Gone girl, 2014) de David Fincher.

Los hombres siempre usan la expresión chica cool como un halago: Ella es una chica cool. Ser una chica cool significa que soy una sexy, brillante y divertida mujer que adora el fútbol, el póquer, los chistes subidos de tono y los eructos, la mujer a la que le gustan los videojuegos y tomar cerveza, la que ama los tríos y el sexo anal, y que come hot dogs y hamburguesas como si fuesen la más exquisita comida del mundo mientras sigue siendo talla small porque las chicas cool son, por sobre todas las cosas, sexys. Sexys y comprensivas. Las chicas cool nunca se enojan, ellas sólo sonríen de una manera amorosa para hacerle comprender a sus parejas qué es lo que quieren. Adelante, caga encima de mí, no me molesta porque soy una chica cool.

Los hombres creen que esta chica existe. Quizás ellos son engañados por las muchas mujeres que quieren ser una chica cool. Durante mucho tiempo, esto de la chica cool me ofendía. Yo veía esto en hombres -amigos, compañeros de trabajo y desconocidos- que se lanzaban sobre estas mujeres y me daba ganas de conversar con ellos y explicarles: tú no estás saliendo con una mujer, estás saliendo con una mujer que ha visto muchas de esas películas escritas por hombres inadaptados que les gusta creer que esa mujer existe y que quizás algún día puedan besarla. Me gustaría agarrar a ese pobre hombre del cuello de su camisa y decirle: esa chica no ama los hot dogs, nadie ama los hot dogs. Y las chicas cool son aún más patéticas: ellas no pretenden ser las mujeres que quieren ser, ellas desean ser las mujeres que ellos quieren que sean. Oh, y si no eres la chica cool, ni se te ocurra pensar que tu pareja no quiere a la chica cool.

Quizás él sea una versión relativamente diferente -tal vez él es vegetariano, así que su chica cool debe amar el gluten, o de repente él ama a los perros o es un artista hipster, entonces su chica cool debe estar tatuada y ser una nerd que ama los cómics. Hay variaciones, pero créeme, él quiere una chica cool, la chica a la que le gusta cualquier cosa que a él le guste y la que nunca se queja. (¿Cómo sabes que tú no eres una chica cool? Porque él te dice cosas como Me gustan las mujeres fuertes. Si él te dice eso es porque en algún momento va a engañarte con otra. Porque cuando él te dice Me gustan las mujeres fuertes en realidad te está diciendo Odio a las mujeres fuertes).

(Fragmento de la novela Perdida (Gone girl, 2012) de Gillian Flynn)

Rosario y sus tijeras vengadoras

30 ene

Fotograma de la película «Rosario Tijeras»

A Rosario la vida
no le dejó pasar ni una,
por eso se defendió tanto,
creando a su alrededor
un cerco de bala y tijera,
de sexo y castigo, de placer y dolor”.
 

Ella es la más brava del barrio, sus besos son mortales y nunca se enamora. Sabe disparar, pero sobre todo sabe usar las tijeras para vengarse del hombre que la violó.

Ella es Rosario Tijeras, protagonista de la novela que lleva su nombre.

Hace unas semanas, mientras paseaba por el Facebook, encontré la foto de una pared anónima en la cual alguien había escrito una frase que decía algo así como tijeretazo para el violador o tijeras contra el agresor, en referencia clara a la castración física como pena contra los violadores. Dicen que las paredes hablan y debe ser cierto, porque esta vez sentí que esa pared me estaba hablando a mí con el único fin de recordarme que tenía una deuda pendiente con Rosario Tijeras.

 Dos meses atrás me había prometido a mí misma que escribiría un artículo acerca de ella y sus tijeras vengadoras. Felizmente mi deuda con Rosario era literaria y no corría el riesgo de ser una de sus víctimas, porque si hay algo que ella sabe hacer bien es vengarse.

 

Fotograma de la película «Rosario Tijeras»

 

 Muñeca brava

 «Como a Rosario le pegaron un tiro a quemarropa mientras le daban un beso, confundió el dolor del amor con el de la muerte», con estas líneas el escritor colombiano Jorge Franco inicia la historia de uno de los personajes más conocidos de la literatura y la cultura popular colombiana: Rosario Tijeras.

 En medio de un barrio marginal de Medellín y teniendo como trasfondo la narcocultura y el mundo de los sicarios, Franco nos narra la historia de una niña como muchas otras, que en medio de la pobreza y la delincuencia es víctima de la violencia: primero es abusada sexualmente a los 8 años por su padrastro, para luego ser violada a los 13 por un par de vecinos. Pero esta vez, Rosario renuncia a su papel de víctima y decide tomar la justicia en sus propias manos. Pocos meses después del ataque, ella planea fríamente su venganza: con seductores engaños y aprovechando que uno de sus atacantes parece no reconocerla, invita a éste a entrar a su casa y luego de desnudarlo, coge las tijeras de costura de su madre y corta de raíz el mal para siempre, destruyendo el arma de su agresor.

 Es entonces cuando surge la leyenda y todos en el barrio comienzan a llamarla Rosario Tijeras, apodo con el que luego sería conocida también años más tarde al convertirse en sicaria.

 

Menos rosarios y más tijeras

 En épocas como las nuestras, en que las violaciones impunes contra niñas y mujeres parecen haberse convertido en cosa de todos los días, un personaje como Rosario Tijeras no puede ser otra cosa que una heroína.

 Ella es una mezcla explosiva de femme fatale -típica fantasía masculina- y asesina a sangre fría, pero su personalidad es mucho más compleja: también es frágil y firme, temerosa e impulsiva, salvaje y sensible. Rosario es puta, asesina y drogadicta, pero al mismo tiempo es valiente, fuerte e independiente, cualidades éstas últimas que suelen atribuírseles a los personajes masculinos.

 A medida que uno va conociéndola mejor, se da cuenta que la Tijeras estaba predestinada para el crimen, su terrible pasado la persigue y la envuelve en un círculo vicioso del cual parece imposible salir. Por eso es tan fácil quererla y admirarla, y perdonarle todos sus pecados porque ella no nació para ser santa.

 Con una fuerza a prueba de balas, día a día Rosario pelea con la vida y a veces ella misma se convierte en la muerte, una especie de parca violenta y compasiva, que antes de dispararle en el estómago a su víctima de turno, siempre le da un sensual beso de despedida en los labios.

*Rosario Tijeras es tan popular que además de la canción de Juanes, se han hecho una película y una serie en su honor.

+ Título: Rosario Tijeras. Autor: Jorge Franco. Género: Novela. País: Colombia Año: 1999. 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 583 seguidores