Tag Archives: sabiduría femenina

Usted entendió todo

12 Dic

post-761-usted-entendio-todo

Tú eres tu gran amor, tu mejor compañera y la más tierna y apasionada de tus amantes.

Yo, ella y nosotras

18 Nov

post-751-ella-yo-y-nosotras

Si yo sigo adelante, ella va a la par conmigo, nosotras caminamos juntas por el mismo sendero tras la libertad, que tantas veces nos ha sido negada. Si alzo la voz, ella grita conmigo, nosotras rompemos juntas el silencio, que tantas veces ha sido nuestro enemigo. Si río, ella se carcajea conmigo, nosotras celebramos juntas nuestras vidas con la rebeldía, que tantas veces nos ha unido.

giphy

Dentro de mí

14 Nov

post-749-dentro-de-mi

Sólo si me pierdo podré encontrarme.

Sólo si miro dentro de mí misma podré sentir el olor de las flores del jardín que me habita.

El millonésimo círculo

27 Jul

Post 702 - El millonésimo círculo

Guía esencial para los círculos de mujeres El millonésimo círculo se basa en una hipótesis sencilla y cuyo mecanismo es posible aprehender de forma intuitiva e inmediata: cuando un número crítico de personas cambia su modo de pensar y de comportarse, la cultura lo hace también y comienza una nueva era. Este libro propone la posibilidad de que los círculos de mujeres puedan acelerar el cambio de la humanidad a una era post-patriarcal.

Mediante la exposición de una serie de principios sobre cómo formar un círculo, con quién, y de cómo resolver potenciales conflictos, la doctora Bolen proporciona las herramientas y la inspiración necesarias para que las mujeres creen nuevos círculos o transformen aquéllos ya existentes en vehículos de cambio social, cultural y psicoespiritual.

El millonésimo círculo es un libro accesible, afianzador, y destinado a convertirse en la biblia de los grupos de mujeres de todo el mundo.

Eres la mejor

17 Jun

Post 685 - Eres la mejor

No importa si nadie más es capaz de reconocerlo: la primera persona que tiene que saber que es la mejor en lo que hace eres tú. ¡Eres la mejor!, repite mientras te miras al espejo. Luego escucharás esta frase repetida en las voces de tus amigas y podrás decírsela tú también a ellas, a tus hermanas, a tus amigas, a tus hijas, a tus nietas y a cada mujer que necesita recordarlo.

«Sabor de vendimia»

27 May

Post 676 - Sabor de vendimia

Recuerdo el terror de las primeras arrugas.
Pensar: Ahora sí. Ya me llegó la hora.
Las líneas de la risa marcadas sobre mi cara
aun en medio de la más absoluta seriedad.

Yo, frente al espejo,
intentando disolverlas con mis manos,
alisándome las mejillas, una y otra vez,
sin resultado.

Luego fue la mirada furtiva de mi reflejo
en los escaparates
preguntarme si la luz del día las haría más evidentes,
si el que me observaba desde la otra acera
estaría censurando mi incapacidad de mantenerme joven,
incólume ante el paso del tiempo.

Viví esas primeras marcas de la edad
con la vergüenza de quien ha fallado.
Como una estudiante que reprueba el examen
y debe caminar por la calle
con las malas notas expuestas ante todos.

Las mujeres nos sentimos culpables
por envejecer,
como si pasada la juventud de la belleza,
apenas nos quedara que ofrecer,
y debiéramos hacer mutis;
salir y dejar espacio a las jóvenes,
a los rostros y cuerpos inocentes
que aún no han cometido el pecado
de vivir más allá de los treinta o los cuarenta.

No sé cuándo dispuse rebelarme.
No aceptar que sólo se me concedieran como válidos
los diez o veinte años con piel de manzana;
sentirme orgullosa de las señales
de mi madurez.

Ahora,
gracias a estos razonamientos
cada vez me detengo menos
frente al espejo.
Paso por alto
la aparición de
inevitables líneas
en el mapa de vida del rostro.

Después de todo,
el alma,
afortunadamente,
es como el vino.
Que me beba quien me ame,
que me saboree.

Gioconda Belli
(Nicaragua, 1948)

«Cogería más margaritas»

4 Nov

Post 600 - Cogería más margaritas

Si pudiese volver a vivir mi vida,
procuraría equivocarme más a menudo.
No me esforzaría tanto. Sería más flexible.
Haría más insensateces de las que hice en este viaje.
Sería más alocada. Y menos escrupulosa.
Me arriesgaría más. Viajaría más.
Escalaría más montañas, nadaría en más ríos, contemplaría más puestas de sol.

Gastaría más gasolina. Comería más helados y menos frejoles. Tendría más preocupaciones reales y menos imaginarias. Porque yo soy una de esas personas que viven de manera previsora, con cordura y sensatez,
a todas horas, día tras día.

Oh, desde luego, también he tenido mis momentos buenos
y, si volviera a nacer, tendría más.
En realidad, procuraría tener sólo eso, momentos buenos y nada más, uno tras otro.
En vez de vivir cada día con la mirada puesta en los años venideros.
Yo he sido una de esas personas que no van a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, un producto para hacer gárgaras, un impermeable y un paracaídas.

Si tuviese que repetirlo todo de nuevo, iría a otros lugares y haría cosas
y viajaría más ligera de equipaje.
Si tuviera que volver a vivir mi vida, empezaría a andar descalza
desde los primeros días de la primavera y no me calzaría hasta bien entrado el otoño.
Faltaría a la escuela más a menudo. No sacaría tan buenas notas,
salvo por casualidad.
Me montaría en más carruseles.

¡Cogería más margaritas!

Nadine Stair