Tag Archives: testimonio

Sangre, pan y poesía

25 Abr

Post 662 - Sangre, pan y poesía

Adrienne Rich no es sólo una importantísima poeta norteamericana, sino también un escritora de prosa incisiva y convincente, como queda claro, una vez más, en Sangre, pan y poesía, esta colección de ensayos en la que continúa explorando el contexto político y social en el que se inscribe el arte y su vida.

Al examinar las relaciones entre la historia y la imaginación, la ética y la acción, explora los posibles significados de ser blanca, mujer, lesbiana, judía y ciudadana de Estados Unidos en este momento concreto y, a la vez, a través de la expectativas del pasado.

«Todas deberíamos ser feministas»

13 May

Post 525 - Todas deberíamos ser feministas

¿Qué significa ser feminista hoy en día? Esta es la pregunta central que se hace Chimamanda Ngozi Adichie, una escritora nigeriana que, a través de experiencias personales narradas con humor, nos muestra una definición certera del feminismo del siglo XXI.

Usando ejemplos de la vida cotidiana y de acuerdo a su experiencia como mujer africana residente en los Estados Unidos, Chimamanda explica de qué manera las mujeres son discriminadas alrededor del mundo en todos los ámbitos -desde el hogar y la escuela hasta el matrimonio y el mundo laboral y político. Convencida de que los roles de género dividen a las mujeres y a los hombres, ella propone una solución a la desigualdad: todas las personas deberíamos ser feministas.

«No te mueras por mí»

11 May

Post 524 - No te mueras por mí

En el Perú la violencia contra la mujer está en aumento. Los casos de mujeres abusadas presentan un mismo patrón: los hombres arrepentidos piden disculpas y convencen a sus parejas a volver con ellos con mensajes de amor. Ese lado dulce evita que ellas los denuncien.

No te mueras por mí es un libro que contiene esas cartas de amor escritas de puño y letra por hombres maltratadores y dirigidas a mujeres que fueron agredidas física y psicológicamente. La mayoría de ellas fue brutalmente golpeada luego de leer estas cartas y una de ellas no sobrevivió: murió en manos de aquel que juraba amarla.

Estas 7 mujeres tienen algo que decirte sobre la masturbación

1 May

Post 517 - Estas 7 mujeres tienen algo que decirte sobre la masturbación

Estas hermosas y sabias frases contienen 7 buenos motivos para masturbarte. ¿Qué esperas para gozar de tu cuerpo? El placer está en tus manos y a sólo un par de dedos de distancia. Estas 7 mujeres lo saben muy bien y por eso están deseosas de compartir sus experiencias  masturbatorias contigo.

«La verdad es que nunca antes me había puesto a pensar en qué nombre le pondría a la masturbación, pero, ahora que lo pienso, creo que si me pidieran que inventara un nuevo nombre para ella, yo le llamaría libertad. Porque, en mi caso fue eso: masturbarme fue una manera de liberarme y de conocerme, de saber qué cosas me daban placer».

(Josefina, 29 años)

«Ahora tengo más conocimiento de mí misma, la masturbación me ha dado la posibilidad de cartografiar mi cuerpo, por así decirlo, he podido crear un mapa de mi propio placer. Sé dónde debo tocar, dónde me gusta, no es más arriba, no es más abajo, es aquí y si tengo ganas de que sea el clítoris, me lo acaricio, sino me introduzco los dedos a la vagina, pero ya sé cómo estimularme. Mi cuerpo es un mapa del placer y yo ya conozco la ruta de mi deseo».

(Ninja, 25 años)

«Si conoces ese poder que tienes para darte placer a ti misma, puedes crear una revolución. ¿Te imaginas si ahorita todas las mujeres nos comenzamos a tocar? Sería una liberación, una revolución. Si tú aprendes a quererte, a disfrutarte, a amarte, a darte cuenta que tú sola tienes todo para gozar, dejarías de meterte con tantos idiotas, pero sobre todo dejarías de sentirte sola si no tienes pareja».

(Rosario, 35 años)

«Masturbarme a solas es algo más íntimo, algo mío, algo conmigo nada más. Al hacerlo me puedo enfocar en fantasías que puedo tener con otras personas y que quiero recrear en mi mente y en mi cuerpo o simplemente tengo fantasías conmigo misma que no incluyen a nadie más. Cuando estás tú sola es algo más íntimo, te reconoces, te gustas. Creo que es un gusto por tu cuerpo, por tus olores. Cuando te llegas a conocer realmente, puedes darte mucho, muchísimo placer a ti misma».

(Ukimukin, 31 años)

«Desde que dejé de sentirme culpable, la forma en que me masturbo y el placer que siento al hacerlo han cambiado mucho. El no llevar la carga de la culpabilidad te libera y así es cómo me siento: más libre para disfrutar de mí misma. Pero esto no significa que haya dejado la religión de lado, tampoco es que sea una ferviente devota pero pienso que masturbarme no se contradice con mi fe religiosa. Al darme placer no le estoy haciendo daño a nadie, al contrario me encuentro a mí misma, me amo más, me valoro más y mis creencias religiosas siguen formando parte de mí pero ya no me impiden que goce conmigo misma».

(La Amazona, 28 años)

«De verdad creo que deberíamos hacer eso: tener un orgasmo diario como quien toma el desayuno. Es que masturbarte no sólo te deja satisfecha sexualmente sino que te libera del estrés, te relaja y te pone de buen humor. Hacerlo, experimentarlo, es parte de conocer tu cuerpo, de vivir tu cuerpo y tu sexualidad, es básico para toda mujer. Si no se llamara masturbación, debería llamarse liberación. Es que para mí la masturbación podría resumirse en tres palabras: placer, orgasmo y liberación»

(María Costa, 32 años)

«Pero además de las sensaciones que experimento, me gusta masturbarme porque lo hago cuando yo quiero, no es que esté esperando que a mi pareja se le ocurra tener sexo o que tenga ánimos de tener sexo sino que yo lo hago en el momento que a mí se me dé la gana. Masturbarme me ha ayudado a saber mis ritmos, a conocer mi cuerpo y, sobre todo, a valorarlo por lo que es: una fuente inagotable de placer».

(Arantxa, 30 años)

Si te gustaron estas frases, este libro es para ti: 

Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina

Afortunada

13 Abr

Post 512 - Afortunada

Afortunada es el testimonio real, sobrecogedor y al tiempo agudo de Alice Sebold. Cuando ella tenía dieciocho años fue brutalmente violada en un parque cerca de la universidad donde estudiaba. Lo que se recoge en estas memorias es la crónica de la superación de un espíritu indomable, una mujer que lucha por encontrar la aceptación y entendimiento de su familia y amigos.

Alice Sebold, autora y protagonista de este trágico episodio, obtiene un triunfo demoledor: consigue que arresten a su agresor y le condenen. Y, además, alcanza algo tan importante como que se haga justicia: salvarse a sí misma, dándonos una lección de sabiduría ante la superación de un trauma.

Género: Novela autobiográfica. País: Estados Unidos. Año: 1999.

La hermana, la extranjera

16 Mar

Post 500 - La hermana, la extranjera

Antes de iniciar la lectura de sus poesías en la Universidad de Stanford, hablando de una forma en parte similar a la de Virginia Woolf -en las conferencias que dieron origen a su obra más celebrada Un cuarto propio-, Audre Lorde dijo: Soy una feminista, negra, lesbiana, guerrera, poeta, madre que hago mi trabajo. Y añadió: ¿Quiénes son ustedes y cómo hacen el suyo?

En La hermana, la extranjera, Audre Lorde explora en ensayos, discursos y una entrevista con Adrienne Rich, las vivencias entrecruzadas del sexismo y el racismo, lo erótico como poder, la poesía como necesidad y nunca como un lujo o las relaciones amorosas entre mujeres, con intensidad y clarividencia, desnudando su intimidad con una fuerza poética de tal luz que cambiará la manera en que vivimos y los cambios que pretendemos lograr con nuestro vivir.

Más auténtica

19 Ene

La Agrado es una mujer transexual que, de pie frente a un público inesperado, se decide a hablar de ella misma, sobre todo del rasgo que la define por excelencia: su autenticidad. Porque como ella misma afirma “una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma“.

Este fragmento de la película Todo sobre mi madre (1999) de Pedro Almodóvar se ha convertido en uno de los mejores monólogos del cine contemporáneo. La Agrado es no sólo un personaje inolvidable de la filmografía almodovariana sino también un ejemplo de que no hay nada mejor que encontrarte a ti misma y construir tu propia identidad.

Devenir perra

16 Ene

Post 475 - Devenir perra

A Itziar Ziga le gustan las boas de plumas, en ocasiones se disfraza de camionero, y en otras se autodenomina perra. Este libro, escrito en primera persona desde la voz deslenguada y agreste de una guerrillera incombustible, da fe de ese instante de iluminación en el que el activismo se reviste de lucha divertida y desacomplejada, batalla campal de ideas, gritos estridentes y anormales, reivindicación brutal de lo que queda al margen de una sociedad que castra y condena.

La libertad y el entusiasmo de Ziga son rabiosamente contagiosos, así como terribles y esclarecedores. Cuando ya no importa ser hombre o mujer, cuando esta distinción se convierte en irrisoria, el flujo de pensamiento campa a sus anchas y dinamita cualquier discurso hegemónico y bienpensante. En estas coordenadas se mueve la autora de Devenir perra: sin patria ni Dios; con puños, lentejuelas y bastante mala baba.

El feminismo me cagó la vida

7 Ene

El feminismo no es complejo, es desgarrador, es implacable. Me dicen que soy radical y pienso ¿cómo puedo ser feminista a medias? Yo no quiero cambiar el mundo, quiero destruirlo y hacer otro de nuevo.

Aspiro a esa libertad que todavía no conocemos. No tenemos referentes, para saltar al vacío sólo contamos con nosotras mismas y lo que nuestras ancestras tienen para decirnos. 

El feminismo me cagó la vida y se lo agradezco, en realidad lo único que perdí fue el miedo.

30 cosas maravillosas de tener 30

1 Ago

Post 403 - 30 cosas maravillosas de tener 30 años

Respiré profundamente, miré lentamente a mi alrededor,
volví la vista hacia el camino que había recorrido
y pensé en la siguiente etapa que debía acometer.
La treintena estaba ya ante mis ojos.
(Haruki Murakami)
 

Los 30 son una edad temida para muchas mujeres, sobre todo para aquellas que no hemos cumplido -ni tenemos planes de hacerlo- con el destino que el patriarcado nos ha impuesto: el de ser esposas y madres. Y si a eso le sumamos el miedo a la supuesta amenaza cercana del envejecimiento que significa cumplir tres décadas de vida -cortesía de la publicidad sexista- realmente parecen no haber muchos motivos para celebrar nuestra treintena.

Pero sucede que desde hace un año y medio -cuando cumplí 30- han pasado varias cosas que han transformado mi vida de pies a cabeza: alcanzar esta edad marcó un antes y un después para mí. Mi trigésimo cumpleaños fue tan sólo el inicio de un año de rupturas, crisis y cambios debido a una serie de hechos que me hicieron enfrentarme cara a cara con el dolor, el miedo y la soledad, pero fue precisamente lo difícil de todo eso lo que me llevó a vivir una de las experiencias más hermosas de mi vida: me redescubrí a mí misma. Dejé de mirar hacia fuera y cerré los ojos para mirar hacia dentro, me hice preguntas y encontré respuestas, el dolor me hizo más fuerte, vencí el miedo y conocí la belleza de estar sola.

¿Cómo lo hice? Pues cogí todas las experiencias vividas durante mis veintes y saqué de ellas lo mejor: los muchos errores de la impulsiva veinteañera que fui le están siendo de mucha utilidad a la apasionada treinteañera que soy. Por eso, aunque todas vivimos experiencias distintas, me gustaría compartir contigo las 30 cosas maravillosas que he aprendido y que hacen que tener 30 sea difícil pero hermoso.

1. La persona más importante en mi vida soy yo.

2. Mi intuición es mi arma secreta: ahora sé escuchar mi voz interior y confío en ella.

3. Yo soy mi mejor amiga.

4. La mejor manera de llevarme bien con las mujeres de mi vida es reconocer y admirar el valor de las que me precedieron: mis bisabuelas, mis abuelas y mi madre.

5. No hay mejor sexo que el que experimento conmigo misma.

6. En vez de la competencia entre mujeres, prefiero la solidaridad entre todas nosotras.

7. A mi cuerpo le gusta estar en movimiento (salir a correr, hacer yoga y nadar me llenan de energía).

8. La amistad es la relación más bella que existe.

9. Mi cuerpo no es mi enemigo: su belleza reside en esos detalles que lo hacen único.

10. A veces la soledad es tu mejor compañía.

11. La calidad es más importante que la cantidad (siempre).

12. Nada es lo que parece, hay que estar atenta y observar además de mirar. Ser inocente no es lo mismo que ser ingenua.

13. No hay motivos para sentirme vieja: soy dos veces más fuerte, sabia y guapa que cuando era una quinceañera.

14. Cada una de las relaciones de pareja que tuve no fue un fracaso, fue un paso más en mi camino.

15. El silencio de la meditación sirve para aclarar la mente.

16. Sé que puedo ser contradictoria sin dejar de ser coherente.

17. La veintena fue la etapa de experimentación, la treintena es la etapa de aprendizaje.

18. Una treinteañera es la mezcla perfecta de juventud y experiencia.

19. He aprendido a disfrutar de esas cosas sencillas a las cuales antes no les prestaba atención (como el atardecer veraniego, las sonrisas de los ancianos, el olor de las flores y el silencio de la soledad).

20. La opinión de los demás no es tan importante como la mía.

21. Sé que madurar significar asumir los errores y afrontar los problemas, no huir ante las dificultades o culpar a otros de lo que me pasa.

22. Ahora sé quiénes quiero que formen parte de mi vida y quiénes no. Los primeros son bienvenidos, a los segundos ya les dije adiós.

23. Puedo ser todo lo que quiera ser, no tengo por qué elegir sólo una cosa que me guste.

24. Soy feminista y ya no tengo miedo de decirlo.

25. Nunca es tarde para nada: todo ocurre a su debido tiempo.

26. Soy una y varias mujeres al mismo tiempo y ya conozco un poco más a cada una de ellas. La guerrera, la solitaria, la sabia y la sensual: todas me habitan.

27. Mis errores no me definen, sino mi manera de afrontarlos y mi fortaleza para seguir adelante.

28. He aprendido a decir NO sin sentirme culpable.

29. Todo lo que creo está hecho para ser compartido.

30. La vida es una combinación de drama y comedia, hay que saber cuándo pasar de un género a otro.

 

Yo celebro con esta canción, porque cada 30 años es un nuevo comienzo.